El yoga como guía de nuestro experimento de vida

 

Todos nosotros estamos llevando a cabo un experimento con nuestras vidas. Como dijo Samuel Butler “La vida es como dar un concierto de violín en público mientras tratamos de aprender como tocarlo.” Como hemos mencionado antes, la mayoría de nosotros no somos muy buenos para predecir el futuro, porque la incertidumbre es la esencia de la vida. Algunas personas tienen más o menos éxito en lidiar con la incertidumbre de no saber muy bien cómo va a resultar el experimento, mientras que otros son buenos en fingir que lo tienen todo resuelto. Hay otras personas que encuentran maneras de fluir en armonía con la imprevisibilidad eterna de la vida. En cualquier caso, tu vida es TU propio experimento, y tú eres quien decide cómo hacerlo. Hace más de dos décadas, decidí utilizar el yoga como el marco para mi experimento de vida. Estoy agradecido de que encontré el yoga, porque ha sido un sistema útil para ayudarme a participar activamente en vida cada día. Me gustaría compartir contigo lo que me ha sido más útil:

  • Yoga es presencia. El yoga es estar en este momento, intentando prestar la mayor atención posible a lo que está sucediendo y a lo que estamos haciendo.
  • Mientras trato de prestar atención me doy cuenta que me distraigo constantemente. Con paciencia y persistencia sigo regresando a este momento después de cada distracción. Volver a este momento funciona mejor cuando regreso sin forcejeo, sin forzar, y lo más importante juzgarme o criticarme.
  • Las cosas funcionan mejor cuando puedo miro todo con una sonrisa. Sonriendo suaviza todo y me recuerda que, como todo el mundo, estoy haciendo mi propio experimento y que como los demás, no me las sé todas.

Estar presente y hacer lo mejor que puedo es realmente el objetivo de la práctica de yoga (y de la vida).

Y tal vez estás pensando, ¿cómo sé si mi experimento está funcionando? El experimento de yoga va bien cuando tenemos menos dolor físico, mental y emocional en nuestras vidas y cuando nos sentimos más a gusto, más alegres y con entusiasmo de participar en nuestra vida.

Y tú, ¿cómo va tu experimento de vida?

Paz,
rubén

Retiros de Yoga Costa Rica

 

 

Beneficios de retiros de yoga

 

 

La razón principal por la que practico yoga cada mañana es porque allí encuentro un espacio seguro para explorar las interconexiones entre mi cuerpo, mi respiración, mis emociones y mi mente. Mi práctica es un proceso de integración de todos estos diferentes aspectos de mí mismo en el momento presente. Para mí la práctica crea un sentido de equilibrio, significado y propósito. Mi práctica me ayuda a establece el tono para mi día, para mis acciones y para mis interacciones con los demás. En otras palabras, mi práctica de yoga me prepara para participar armoniosamente en mi vida.

Nuestra práctica de yoga nos ofrece un refugio donde podemos centrarnos y conectarnos con la mejor versión posible de nosotros mismos. Es por eso que una de mis actividades favoritas es ir a un retiro de Yoga, pues lejos de las distracciones habituales puedo crear un espacio para invertir tiempo cultivando una relación más íntima con mi propio ser.

Un retiro de yoga es un lugar donde podemos:

  • olvidarnos de nuestras tareas habituales y responsabilidades
  • tener tiempo para relajarnos y descansar
  • volver a conectar con lo que es verdaderamente importante para nosotros
  • verificar que vamos avanzando por el mejor camino para contribuir al mundo lo que nos hace unicos con gracia, amabilidad y amistosamente

Por supuesto, ya que somos seres sociales, nuestro viaje se hace más dulce al compartir nuestras experiencias con otras personas que también están explorando maneras de estar en mayor armonía consigo mismos y con el mundo.

Quiero invitarte a nuestro Retiro Ser Feliz en Costa Rica del 10 de junio al 15 de junio del 2017. Todo está listo: una hermosa ubicación en el entorno natural de las montañas de Costa Rica, alojamiento confortable, deliciosa comida y bastante tiempo para descansar, relajarte y recargar tu energia. ¡Acompañame en este viaje inolvidable!

Puedes encontrar más información caerca de este inolvidable retiro de yoga y meditación en Costa Rica en:
yoga-aqui-ahora.com/retiros.html#next

Paz,
rubén


Retiros de Yoga economicos en Costa Rica

 

 

11 Pasos Sencillos para Aprender a Meditar

Bell Reflections

 

 

La meditación está ganando popularidad. Como resultado, hay muchas opciones para aquellos que quieren tratar de meditar. Como sugerimos anteriormente estamos empezando por definir la meditación como ser con lo que es, lo que puede entenderse como encontrarte a ti mismo donde estás y exactamente como eres.

Con el fin de facilitar el proceso, es una buena idea dejar de lado nuestras expectativas acerca de que debe pasar o que debemos sentir durante la práctica, así como también tratar de no predecir los beneficios potenciales que podemos recibir de nuestra meditación. Puede ser más útil reconocer que el cultivar la capacidad de estar presentes (meditación) es en sí mismo una forma de cumplir con nuestro deber más importante, participar consciente y activamente en nuestras vidas. Además, el estar presentes también nos permite observar las distracciones, limitaciones y restricciones que generalmente interfieren en nuestra participación activa y responsable en nuestras vidas.

En otras palabras, la meditación, es una forma de enriquecer la calidad de nuestra relación con nosotros mismos, con las personas que nos rodean y con el mundo.

Los siguientes pasos pueden serte útiles en establecer una práctica de meditación sostenible:

  • Simple
  • Relájate
  • Siente
  • Nota
  • Sonríe
  • Enfócate
  • Habrá distracciones
  • Deja de autojuzgarte
  • Persiste suavemente
  • Disfruta los efectos
  • Repite a menudo

 

Simple

Crea las condiciones para que meditar sea sencillo. No necesitas nada para meditar. Destina un espacio que esté listo para cuando puedas hacer una pausa y meditar. Si sientes que no tienes mucho tiempo, no te preocupes, comienza con una práctica corta, así sea de 1, 2, 3 o 5 minutos. Considera si sería útil recordar que este momento en el que estas es nuevo e irremplazable y que nunca se repetirá. Por lo tanto, tiene sentido elegir dar a este momento único toda nuestra atención.

Relájate

Suéltalo todo. Date permiso para estar aquí y confía en que el mundo podrá sobrevivir sin ti. Todo lo que no es parte de este momento puede quedar fuera, aunque sólo sea por la razón práctica que no puedes actuar eficazmente en un lugar en el que no estás. Para relajarte, lentamente presta atención a las sensaciones en tu cuerpo desde la cabeza a los dedos de los pies o dedos de los pies a la cabeza y observa si hay algunas áreas donde puedas soltar un poco de tensión.

Siente

Percibe directamente las sensaciones, emociones y pensamientos que están sucediendo. Tenemos la tendencia a pasar mucho tiempo en nuestras cabezas, pensando, recordando, planificando, lamentando, tratando de predecir, etc. En vez de vivir en la historia que hemos creado para nosotros mismos (y para los demás) podemos optar por cambiar al modo de sentir, simplemente conectando con las sensaciones que están sucediendo justo donde estamos. Observa la tendencia a agregar palabras a las sensaciones. En lugar de describir u opinar si nos gusta o no lo que estamos sintiendo ¿podemos simplemente sentir directamente lo que está sucediendo?

Nota

Observar lo que está sucediendo y notar como las sensaciones van cambiando constantemente. Al observar este flujo continuo de sensaciones, sentimientos, emociones y pensamientos nos daremos cuenta que ciertas ideas, actitudes y recuerdos surgen en nuestra mente. ¿Estamos tratando de etiquetar, describir, juzgar, aprobar o criticar lo que está sucediendo? ¿Será posible aceptar que todo lo que sentimos viene y va? Podemos escoger no estimular las actividades internas y simplemente observando lo que va pasando.

Sonríe

¿Cuál es nuestra actitud mientras nos observamos a nosotros mismos en este momento? ¿Qué pasa si sonreimos levemente? ¿Cambia la experiencia de alguna manera? ¿Y si algo cambia, es el cambio agradable? ¿Es posible mantener esta leve sonrisa en nuestra cara?

Enfócate

Cuando reconocemos que este momento está cambiando constantemente, es útil tener una actitud de curiosidad que nos lleva a notar cuantas cosas cambian mientras nos mantenemos inmóviles y en silencio. Esta curiosidad puede ayudarnos a permanecer concentrados on sentir directamente la experiencia en la que estamos.

Habrá distracciones

Como seres humanos comunes y corrientes vivienndo en el siglo 21 es probable que tengamos bastante práctica en coordinar diferentes ideas y procesos mentales todo el tiempo. Por ejemplo, cuando estamos haciendo algo tratamos de recordar algo importante que vamos a hacer después, etc.
En otras palabras, nos hemos estado entrenado en alternar nuestra atención entre diferentes actividades y procesos mentales cotidianamente. Por lo tanto, no sorprende que nos resulta difícil mantener nuestra concentración en una sola cosa. Aún cuando hemos escogido algo interesante como punto de enfoque nos daremos cuenta que nuestra mente, tarde o temprano, va a distraerse. De hecho, muy probablemente nos distraeremos muchas, muchas veces. Desde esta perspectiva, la meditación no es un concurso para ver quién puede durará más tiempo sin distraerse. En cambio estamos tratando de cultivar nuestra capacidad de regresar a este momento después de cada distracción independientemente de la frecuencia y la duración de dichas distracciones.

Deja de autojuzgarte

A medida que traemos nuestra atención hacia nuestro interior, puede ocurrir que escuchemos una familiar voz interior constantemente ofreciendo opiniones y veredictos. Por ejemplo, la voz puede señalar de inmediato que nos distraemos con bastante facilidad, incluso profiriendo que no servimos para la meditación. En esos puntos, ayuda recordar que la meditación es estar con lo que es, incluso si lo que estamos viviendo es distracción, aburrimiento, impaciencia o frustración. ¿Qué pasa cuando, así sea solo por un breve instante, nos damos permiso de no prestar atención a nuestras opiniones y veredictos?

Persiste suavemente

Del mismo modo que nos ha tomado bastante tiempo desarrollar nuestros hábitos posturales, mentales, emocionales y respiratorios, cultivar la facultad de estar con lo que es, como todo lo valioso, tomará tiempo. El mejor enfoque es persistir con suavidad, sin conflicto ni disputas, al ritmo que nos es posible. Uno de los aspectos más valiosos de la práctica es la cualidad de regresar una y otra vez al momento en el que estamos.

Disfruta los efectos

Ninguna sesión de meditación es tiempo malgastado, incluso si parece que estuvimos distraidos la mayor parte de toda la sesión. Aprender a validar nuestra experiencia nos asiste en desarrollar una relación más íntima y significativa con nosotros mismos. Nuestra experiencia es válida porque la estamos teniendo, incluso si no va de acuerdo con nuestras expectativas. Cuando disfrutamos del proceso, y de sus efectos, estamos generando un cambio positivo hacia la claridad y la paz interior.

Repite a menudo

Cuando analizamos a cualquier persona que tiene una destreza particular nos damos cuenta que es muy poco probable que hayan desarrollado tal destreza de la noche a la mañana. De hecho, lo que encontraremos es que tal nivel de pericia resulta de persistir de manerra sistemática, consciente y deliberada durante un largo período de tiempo. Así que tratamos de dedicarle un poco de tiempo a la meditación tan a menudo como nos sea posible con una actitud gentil y amable hacia nosotros mismos y hacia todo el proceso.

Ponerlo en práctica

Aquí está un video de 7 minutos que te ofrece un claro punto de enfoque para poner estas ideas en práctica. Ten curiosidad de descubrir que pasa cuando tratas de practicar diariamente durante una semana o más. ¡Que lo disfrutes!

Paz,
rubén

 

 

Introducción a la Meditación en 5 minutos

 

 

Cuando definimos la meditación como estar con lo que es, lo que queremos decir es que tratamos de cultivar nuestra capacidad de estar presentes con lo que está sucediendo. Este ejercicio es una invitación a enfocar nuestra atención en el video y a permanecer con la experiencia. Es muy posible que una parte de nosotros comience a narrar o comentar. En los dos casos simplemente regresamos nuestra atención a observar el video. Si tu mente comienza a ir a otros tiempos y lugares, recordando o planeando, retornamos al video sin juzgarnos. Observa lo que sea que esté sucediendo y considera aceptar y dar la bienvenida a lo que sea que está pasando.

Ten curiosidad de notar que sucede cuando intentas este ejercicio todos los días durante una semana o más.

Espero que este ejercicio te sea útil.

Paz,
rubén

 

 

¿Podemos regular nuestro clima interior?

DramaticClouds

 

 

Muy a menudo he notado que los cambios del clima están en nuestra mente porque algunas de las variaciones climáticas que estamos viviendo son difíciles de ignorar. Obviamente, tiene sentido prestar atención a las fluctuaciones en el tiempo para poder planificar, incluso algo tan simple como llevar un paraguas cuando salimos de casa. Para mí también es interesante observar cómo el clima externo puede ayudarnos a notar algunos de nuestros filtros internos. Por ejemplo, no es raro oír que alguien diga algo como: “Qué hermoso día, ¿cómo puede una persona no estar absolutamente feliz hoy?” La mayoría de nosotros estaría de acuerdo en que cuando el clima externo está de acuerdo con nuestras preferencias o planes es más fácil sentirnos felices, o al menos en un buen estado de ánimo. Por supuesto, es más fácil sentirnos bien cuando todo va de acuerdo a nuestro gusto. Sin embargo, ¿cuando el clima cambia, cambia también nuestro estado de ánimo? Es la persona que encuentra el tiempo de hoy precioso la misma persona que se queja porque es demasiado caliente, demasiado húmedo, demasiado frío o demasiado lluvioso?

Algo que llama la atención es cómo un fenómeno meteorológico simple como la lluvia puede generar dos reacciones bien diferentes en la misma persona. Por ejemplo, si estoy trabajando en mi jardín y acabo de terminar de sembrar semillas en el suelo, la lluvia puede hacer que me ponga feliz. Por otra parte, si tengo planes con mis amigos para salir a un picnic, la lluvia puede hacer que me sienta frustrado o molesto por tener que cambiar o cancelar mis planes. Cuando permito que los patrones cambiantes del clima influyan cómo me siento, estoy abdicando mi capacidad de controlar como me siento? ¿Estoy acaso renunciando a mi capacidad de elegir cómo responder a lo que está pasando afuera? Permitir que mi estado de ánimo esté a merced de los fenómenos externos, parece una receta excelente para estar en una montaña rusa emocional constante que cambia como el viento.

El yoga es un viaje de exploración de nuestros paisajes internos a nivel físico, mental, emocional y respiratorio. Es posible decir que el yoga mejora nuestra capacidad para regular el clima interior. Por ejemplo, en general la mayoría de sesiones de yoga se configuran en un ambiente seguro, tranquilo y relajante con el fin de facilitar una exploración con mínima o ninguna distracción. Como resultado, podemos observar cómo nuestros movimientos, la respiración y la mente interactúan y se interrelacionan e incluso más allá, podemos empezar a notar cómo la práctica influye en nuestra actitud y estado de ánimo. Las habilidades que cultivamos en nuestra práctica son transferibles, por ello uno de los objetivos de tener una práctica uniforme es que el practicar con disciplina nos ayuda a actuar consciente y deliberadamente durante nuestra práctica y más allá, en nuestra vida diaria. En otras palabras, nuestra práctica de yoga nos ayuda a establecer un vínculo entre nuestro mundo interior y el mundo exterior, lo que nos permite responder en lugar de reaccionar.

¿Cómo podemos mejorar en la regulación de nuestros estados internos?

El primer requisito es estar presentes, en la medida de lo posible, en nuestro momento presente. Sin esto no podremos notar cuando algunas de nuestras reacciones sean habituales y / o inconscientes.
El segundo requisito es estar interesados en darnos cuenta de lo que está sucediendo para poder determinar cómo influyen los fenómenos externos en nuestra forma de sentir, pensar, movernos y respirar.
En tercer lugar, a medida que continuamos interesados en lo que está sucediendo justo donde estamos, podemos notar los lugares en los que sentimos presión, tensión, molestia o dolor. Es útil tener en cuenta que estas sensaciones pueden estar ocurriendo a nivel de respiración, cuerpo, mente o emociones. Una tentación que puede aparecer cuando notamos un obstáculo, reto o distracción, es la tentación a auto-juzgarnos y a decidir que estamos haciendo algo mal. Aquí es cuando es fundamental validar nuestra experiencia, es decir, reconocer que es válido sentir lo que sentimos, independientemente de si nos agrada o no lo que estamos sintiendo. Este reconocimiento nos ofrece una pausa, una invitación a explorar si puede haber otras opciones dentro de nuestro control. Este aspecto de la práctica es fundamental para poder regular nuestros estados internos, ya que estamos cultivando nuestra capacidad de observar y discernir antes de reaccionar.
En consecuencia, podemos hacer una elección y notar sus efectos.
Por supuesto, como con cualquier otra práctica, nuestra habilidad mejora cuando mantenemos nuestro interés y la curiosidad suficiente para de persistir suavemente.

Cuando intentamos mejorar nuestra capacidad de regular nuestro clima interior, puede ser más fácil entender por qué en los Yoga Sutras, Patañjali define el yoga como la regulación de nuestra actividad interna [1.2] con el fin de experimentar nuestra verdadera naturaleza [1.3] en lugar de identificarnos erróneamente con los objetos transitorios que entran en nuestro campo de conciencia [1.4]. Tal vez, un primer nivel de la máxima libertad de la que habla Patañjali, es el paso indispensable de independizarnos de toda manipulación externa. Este es un cambio con un impacto profundo. Por supuesto, es importante tener en cuenta que tomar este camino nos obliga a ser dueños de nuestras acciones y a dejar de culpar a otros por nuestros estados internos. Como resultado posiblemente descubriremos que al ser responsables de nuestro clima interno tenemos la opción de dejar de participar en los dramas externos e internos, para así poder enfocar nuestra energía en nuestro dharma, es decir, en nuestra participación entusiasta y consciente en la vida tal y como aparece frente a nuestros ojos.

Cuando recordamos que la filosofía yoga no es un mero ejercicio mental, sino una llamada a la acción, podemos optar por poner la idea de regular el clima interno en práctica. Aquí hay algunas opciones, algunas más sencillas y otras un poco más ambiciosas:

  • ¿Puedo optar por mantener la calma mientras conduzco?
  • ¿Puedo elegir mirar a cada persona a los ojos?
  • ¿Puedo escuchar a cada persona con quien hablo?
  • ¿Puedo mantener una leve sonrisa en mi cara durante todo el día?
  • ¿Puedo optar por no juzgar?
  • ¿Puedo elegir no quejarme?
  • ¿Puedo ser un centro de paz y compasión adonde quiera que voy?
  • ¿Puedo elegir ser agradecido sin importar lo que me pase?
  • ¿Puedo elegir ser feliz o dulce o compasivo o amoroso sin condiciones?

Puede ser útil recordar que cuando tratamos de llevar estas intenciones a la práctica muy probablemente empezaremos a chocar con obstáculos que no nos permiten mantener nuestra intención. Darnos cuenta de la forma en que respondemos es una buena manera de comprobar si si podemos modular el clima interior. En realidad, es bastante esclarecedor notar lo que hacemos cuando nos topamos con obstáculos, algunos de nosotros optamos por culpar a los obstáculos o alguien más, otros podemos escoger sentirnos frustrados o enojados. Cada obstáculo nos ayuda a darnos cuenta del nivel de nuestra motivación y compromiso a continuar con nuestra intención. Al mismo tiempo cada obstáculo posiblemente refleje nuestros valores y actitudes.
Estas fluctuaciones entre seguir con nuestra intención y distraernos son parte del proceso. La mayoría de nosotros muy probablemente nos distraeremos y olvidaremos nuestra intención por unos minutos, horas, días, semanas, meses e incluso años. Lo importante es que recordemos volver a intentar una y otra vez sin forzar, sin forcejear y sin auto-juzgarnos. Seguir intentando es lo que desarrolla nuestra concentración, fortaleza y voluntad, y es en realidad el núcleo de todas las prácticas de yoga (posturas, movimientos, respiración, canto y meditación).

A medida que continuamos persistiendo con dulzura vamos creciendo en nuestra auto-comprensión y conocimiento, y tal vez seamos capaces de mirarnos a nosotros mismos y al mundo con un poco más de paciencia y bondad.

Te deseo que el clima externo no dicte tus estados internos.
Paz,
rubén

 

 

Introducción a la Danza de Shiva (Shiva Nata)

 

 

La Danza de Shiva es una forma de meditación en movimiento rescatada en años recientes por el profesor ucraniano Andrey Lappa. La práctica comienza con dos patrones de movimientos básicos, horizontal y vertical. Cada patrón consta de 4 posiciones de brazos sencillas. En la Dance de Shiva se mueven los brazos entre estas 4 posiciones básicas.

Esta práctica es muy útil para cultivar:

  • Atención & Concentración
  • Coordinación
  • Expansión de la capacidad de procesamiento mental

Como de costumbre, practicamos:

  • Haciendo lo que podemos, ni más, ni menos
  • Dejando a un lado tensión, forzar y forcejear
  • Favoreciendo movimientos armónicos y fluidos

Patrón Horizontal

Durante todos los movimientos las palmas de las manos tratan de mantenerse hacia arriba como si estuviera sosteniendo tazas de té y tratando de no derramar. Además, cada brazo-mano evita cruzar el eje medio vertical del cuerpo.

Las cuatro posiciones de los brazos para el patrón horizontal:

Danza de Shiva patrón Horizontal posición 1

Danza de Shiva patrón Horizontal posición 2

Danza de Shiva patrón Horizontal posición 3

Danza de Shiva patrón Horizontal posición 4

Movimientos de los Brazos

Comenzamos con el patrón más sencillo, movimiento Adelante, moviendo los brazos de la posición 1 a la 2 a la 3 a la 4 y regresando a la posición 1. Observa que esto crea un movimiento de espiral horizontal. Así como cuando aprendemos cualquier otra cosa, empezamos lentamente para aclarar los movimientos. Por ejemplo, podemos tratar de asegurarnos que los movimientos de los brazos incluyen un movimiento armónico de los omoplatos.

Luego podemos explorar el segundo patrón, movimiento Atrás, moviendo los brazos de la posición 1 a la 4 a la 3 a la 2 y regresando a la posición 1. Gradualmente podemos incluir un tercer patrón, movimiento Alternado, con un brazo moviéndose hacia Adelante (1-2-3-4) mientras el otro brazo se mueve hacia Atrás (4-3-2-1). Este patrón se puede alternar, así que el brazo que empieza moviéndose en el patrón Adelante luego se mueve en el patrón Atrás y viceversa.

Patrón Vertical

Durante todo el movimiento las palmas de las manos se mantienen orientadas hacia afuera como empujando paredes imaginarias hacia los lados. Similarmente al patrón horizontal, cada mano-brazo evita cruzar el eje vertical medio del cuerpo.

Las cuatro posiciones de los brazos en el patrón vertical:

Danza de Shiva patrón Vertical posición 1

Danza de Shiva patrón Vertical posición 2

Danza de Shiva patrón Vertical posición 3

Danza de Shiva patrón Vertical posición 4

Movimientos de los Brazos

Tal como hicimos en el patrón horizontal, comenzamos con el patrón más simple, Adelante, moviendo los brazos de la posición 1 a la 2 a la 3 a la 4 y regresando a la posición 1. Nos damos cuenta que este patrón crea un movimiento en espiral vertical. Comenzando con movimientos lentos para aclarar el patrón, y así como hicimos en el patrón horizontal, favorecemos movimientos que armonizan los brazos y los omoplatos.

Luego podemos explorar un segundo patrón, Atrás, moviendo los brazos de la posición 1 a la 4 a la 3 a la 2 y regresando a la posición 1.Aquí también podemos alternar los patrones de modo que mientras un brazo sigue el patrón Adelante (1-2-3-4) el otro sigue el patrón Atrás (4-3-2-1). Luego invertimos el movimiento.

Video

En este video puedes ver ejemplos de los patrones horizontal y vertical combinados con los patrones Adelante, Atrás y Alternado. También puedes ver un ejemplo de un patrón de movimiento de las piernas.

Como hacemos en cualquier otra práctica, hacemos una pausa para notar los efectos de lo que estamos haciendo. Sentimos los efectos a nivel físico en las sensaciones del cuerpo. Además, notamos los efectos a nivel mental, por ejemplo, ¿Fue la secuencia de movimientos lo suficientemente interesante para mantener nuestra atención de modo que no estábamos pensando en nada más? También, a nivel emocional, ¿fue posible practicar sin juzgarnos cuando nos distrajimos o confundimos?

Considera practicar estos patrones simples con suficiente dedicación hasta que todos los patrones y movimientos sean muy fáciles de hacer tanto lenta como rápidamente. Confía que poco a poco y con pasos mesurados la práctica ofrece sus beneficios. Cuando podemos practicar fácilmente a diferentes velocidades, podemos agregar variaciones para seguir expandiendo nuestra capacidad. Puedes intentar combinaciones en las que un brazo comienza en la posición 1 mientras el otro comienza en la posición 2 siguiendo los patrones Adelante, Atrás y Alternado.

Si te gusta esta práctica, hay un DVD muy completo con la Teoría y Práctica de la Danza de Shiva creado por Andrey Lappa en idioma inglés en Pranamaya.com

Espero que encuentres esta práctica útil y que compartas tus preguntas y tus hallazgos.

Paz,
rubén

Más artículos de la Danza de Shiva

 

 

Yoga como Relación: Profundizando la práctica

arch

 

 

En sánscrito muchas palabras tienen una gran variedad de significados. Por ejemplo, algunos de los significados de la palabra yoga incluyen: vinculo, unión, juntar, conexión y relación.
Incluso cuando pensamos en el yoga desde la perspectiva más superficial, considerando el cuerpo solamente, podemos ver que tiene sentido utilizar la idea de relación, cuando pensamos en el aspecto físico del yoga, ya que invita ideas como la creación de una armoniosa relación entre:

  • los huesos en el cuerpo
  • los huesos, tendones, músculos y tejidos

  • el sistema nervioso y los elementos físicos del cuerpo
  • inhalación y exhalación
  • respiración y movimiento

Aún más interesante es observar que en el yoga también estamos cultivando relaciones eficientes entre:

  • respiración, cuerpo y mente
  • respiración, mente y emociones
  • actitud y acción
  • intention, actitud y acciones

A medida que continuamos explorando más profundamente no podremos dejar de notar que el yoga se trata de la relación que tenemos con nosotros mismos, porque tarde o temprano las herramientas del yoga nos ayudarán a darnos cuenta de:

  • Las historias que nos contamos (y creemos)
  • como esas historias influyen en nuestro pensamiento, acciones y emociones
  • como filtran esas historias nuestras percepciones
  • como nuestros pensamientos e historias crean suposiciones y expectativas

Por otra parte, a medida que seguimos explorando en más direcciones nos damos cuenta que las relaciones que hemos establecido con nosotros mismos se compenetran con las relaciones que hemos cultivado con las personas y el medio ambiente que nos rodean.

Así que la próxima vez que pienses que en el yoga estás tratando solamente de estirar tus músculos, considera invitarte a ti mismo a ampliar tu definición para que puedas saborear la profundidad de la práctica que te permitirá disfrutar de la experiencia completa de desarrollo una intimidad interna que te preparará para establecer relaciones significativas con las personas a tu alrededor.

¡Paz y felicidad!
rubén

 

 

No tengo tiempo para esto …

SandDunes

 

 

Una de las muchas ventajas de estar casado con una lingüista, es que es más fácil ser consciente de la importancia de las palabras que uso. Además, como profesor, estoy muy interesado en utilizar el idioma de manera acertada y concisa. Además, una parte esencial de la práctica del yoga es estudiar de nuestra propia mente, sus acciones y patrones (svadhyaya). Así que, realmente trato de prestar atención a las palabras que escucho y que uso. A menudo escucho expresiones como: “no tengo tiempo para esto.” Al prestar atención me doy cuenta de lo interesante que es explorar el significado de tales expresiones. “No tengo tiempo para esto” parece ser usado cuando nos encontramos con un “obstáculo” en el camino a algún destino. Estamos tan motivados en llegar a donde vamos que sentimos que sería mucho mejor, y mucho más eficiente si no tuvieramos que lidiar con algunas distracciones inesperadas en el camino.

Esta expresión, no tengo tiempo para esto, implica que tenemos mejores cosas que hacer con nuestro tiempo. A menudo, cuando la usamos, estamos indicando que hay algo fuera de nuestros planes, algo que vemos como algo negativo porque tenemos expectativas y planes específicos que nos llevan en una dirección diferente.

Desde la perspectiva del yoga, si entendemos que el yoga es estar totalmente presentes, la práctica es darle nuestra atención a lo que está sucediendo justo delante de nuestros ojos. Recuerda que nuestras expectativas son semillas para futuras frustraciones y que esas expectativas nos llevan a ver nuestras experiencias como positivas o negativas. Por otra parte, cuando reconocemos que siempre estamos sólamente en un momento y lugar concretos, aquí y ahora, en este minuto, en el día de hoy, entonces tiene sentido que es importante aclarar para que tenemos tiempo.

Una sugerencia sería asegurarnos que tenemos claridad en la intención que motiva nuestros corazones a moverse en la dirección de cumplir nuestra intención. Cuando nuestra intención es muy clara, es mucho más fácil decidir lo que merece nuestra atención porque sabemos si nuestras acciones están alineadas con nuestra intención. A lo largo del camino, cuando reconocemos que tenemos muy poco control (casi ningún control) sobre el mundo exterior (pranidhana ishvara), podemos aprender a aceptar las situaciones y eventos que se nos presentan. Estas “distracciones” para las que no tenemos tiempo, nos ofrecen oportunidades para clarificar nuestra intención, cultivar la humildad y la flexibilidad y, muy a menudo, tales distracciones traen un regalo de discernimiento sobre nuestra participación en este momento en el que estamos.

La próxima vez que te escuches decir “Yo no tengo tiempo para esto” te sugiero hacer pausa para sentir lo que está sucediendo dentro de ti. Luego toma una respiración suave y larga, y tal vez te puedes preguntarte, ¿que clase de actitud tengo en este momento? Cómo me ayuda esta actitud a progresar hacia mi intención? ¿Qué merece mi tiempo y atención? ¿Para qué tengo tiempo?”

Espero que estas ideas te sean útiles en tu camino hacia la felicidad, la compasión y la satisfacción.

Namaste.

rubén

 

 

Aprendiendo a Confiar (o Como encontrar tu maestro interior)

FuchsiaOrchids
 

 
El yoga, cuando se practica con integridad, nos guía en un viaje hacia una mayor claridad y bienestar. En el camino, a medida que afinamos nuestra sensibilidad, las preguntas surgen, sobre todo preguntas como, ¿cómo puedo saber si lo que estoy haciendo está bien o mal? Si tenemos suerte, podemos buscar la ayuda y el asesoramiento de alguien de confianza, una persona con conocimientos y experiencia personal en este proceso, nuestro profesor o profesores. En la tradición de Yoga, el gurú o maestro, es un guía que con sabiduría ayuda al estudiante a pasar de un estado de oscuridad, limitación o restricción a una mayor claridad, libertad y bienestar.

Si tenemos la suerte de tener acceso a un buen maestro, es probable que este maestro nos sugiera una técnica o práctica que nos ayude a descubrir limitaciones y restricciones. Una vez identificamos la restricción, tendremos más claridad para tomar la decisión que apoyga nuestro crecimiento. Probablemente nos daremos cuenta de que el profesor no tomará la decisión por nosotros, osea que estamos a cargo de tomar nuestras propias decisiones.

¿Podemos confiar en nosotros mismos?

¿Cómo podemos saber si podemos confiar en nosotros mismos? Muy a menudo escuchamos instrucciones en clases de yoga que nos dirigen a escuchar al maestro interior, la sabiduría interior o nuestra guía interior. Sin embargo, cuando ponemos atención a lo que está sucediendo en el interior, a menudo encontramos un monólogo interminable con diferentes opiniones sobre lo que estamos haciendo, así como también pensamientos acerca de muchas otras cosas sin ninguna conexión con nuestra práctica de yoga. ¿Cuál de estas voces y opiniones es nuestro maestro interior? Es acaso la voz que está diciendo que me esfuerce más? ¿es será la parte que está comparando lo que estoy haciendo con lo que la persona a mi lado está haciendo? O, ¿es la parte que está pensando en mi lista de cosas por hacer o lo que voy a comer esta noche? Parece que la mayoría de nosotros estamos pensando y tomando decisiones constantemente, y que la charla interior suele ser más un obstáculo que una guía.

Nuestra brújula interior

Mi sugerencia es que la mayoría de la gente, y tal vez todos nosotros, estamos equipados con una brújula interna que nos ofrece orientación sutil con regularidad. Una de las características de este sistema interno de orientación es que actúa con suavidad y sin forzar. Por tanto, el ruido y las distracciones externas combinadas con nuestra charla interior son distracciones que disminuyen la probabilidad de que notemos y escuchemos esa guía interior. Puedes verificar si tienes acceso a tu brújula interior, tomando unos momentos para pensar en una decisión reciente que hiciste (no tiene que ser una decisión mayor) donde, después de haber decidido y actuado pensaste o dijiste: “Yo sabía que no esta no era una buena idea” o ” Yo sabía que no esto no iba a acabar bien”. Esa consciencia interior que ofrece una sugerencia leve es nuestra brújula interna.

Una sencilla sugerencia

Cuando tienes que tomar una decisión, es posible que notes una sugerencia muy leve indicando una dirección u opción específica. Por lo general no se expresa en palabras, es por esto que algunas personas le llaman el silencioso susurro del corazón. Esta suave guía, apenas sugiere o indica sin forzar o forcejear; se siente como un consejo ofrecido suavemente. En otras palabras, se siente como una sugerencia y no una orden, o sea que nosotros siempre podemos elegir cualquier opción, aún en contra de la sugerencia recibida. A menudo, si tenemos una expectativa específica o si estamos apegados a una de las opciones que tenemos, es probable la sugerencia recibida encuentre resistencia o renuencia de nuestra parte. En esos casos, no es inusual que empecemmos a crear argumentos y explicaciones que justifiquen tomar un camino diferente al sugerido. Un ejemplo muy simple que ayuda a ilustrar como funciona esto: Estás cenando con amigos en uno de tus restaurantes favoritos y sientes una leve indicación que te sugiere que has ccomido suficiente. Sin embargo, todavía no has comido postre y este lugar sirve uno de tus postres favoritos. A pesar de haber recibido una señal clara (auqneu suave), puedes escucharte pensando o justificando, por ejemplo: esta semana realmente he trabajado muy duro y merezco una recompensa, o hoy caminé más de lo normal, o hoy mi almuerzo fue muy pequeño. No es raro que en este caso le pidas a tus amigos sugerencias y opiniones acerca de si debes pedir postre o no. En otras palabras, nos convencemos de que esta bien ignorar el consejo interno. Ordenas postre, y lo comes. Al llegar a casa o a la mañana siguiente notas loas efectors de haber comido demasiado la noche anterior y tal vez dices:”sabía que no dií haber comido tanto”. Aclarando, nuestro guía interior ofrece una opción, podemos escuchar o ignorar, y al final siempre tenemos que tomar una decisión. Independiente de la decisión tomada, tendremos que vivir con las consecuencias de nuestras acciones.

¿Puedes confiar en este guía interior?

Te debes estar preguntando, ¿cómo puedo aprender a confiar en mi guía interior? Piensa en la gran cantidad de ocasiones en las que has sentido esa sutil sugerencia interior. Ahora, observa cuantas veces has escogido ignorar a tu brújula interior y has terminado sintiendo o pensando: “Yo sabía que esa decisión no era una buena idea!”. Probablemente, todas las veces. Ahora, recuerda cuantas veces has decidido seguir esas sugerencia leves, y cuantas de esas veces te has sentido agradecido de haber escuchado. Lo más probable es, todas las veces. Mejor aún, piensa si las sugerencias que recibes han ido en tu contra y verás que la evidencia de tu propia vida te mostrará que la guía interior que recibes siempre trabaja para tu beneficio –incluso si no entiendes la lógica detrás de la indicación recibida. Si tu guía interior te ofrece opciones que te benefician todas las veces, por qué no dar a estas sugerencias la oportunidad de ayudarte la próxima vez? Lo más probable es que no te arrepentirás.

Intenta este método

Pausa
La próxima vez que necesites tomar una decisión, (tal vez comienza con algo sencillo), puedes estar dispuesto a hacer una pausa y escuchar? Incluso puedes preguntar, cuál es la mejor opción?
Presta atención
Escucha con curiosidad. La respuesta puede no llegar inmediatamente. Puede venir en unas palabras en un libro que estás leyendo, o en la letra de una canción que estás escuchando, o como parte de una conversación en la que estás participando o en una valla al lado de la carretera. Al notar que algo resuena contigo, mira si te ofrece una alternativa relacionada ccon la pregunta, situación o dilema que tienes. Aprende a notar la diferencia entre la sutil sugerencia de tu sabiduría interior y la sensación cuando estás tratando de convencerte a tí mismo.
Actuar
Sigue la guía sin forcejear.
Observa el resultado.
Si funciona y terminas en un lugar con un poco más de claridad y bienestar, considera repetir este procedimiento durante el próximo par de semanas dándote cuenta si esto te ayuda a sentirte más a gusto con frecuencia.

Debo añadir, que combinar el enfoque propuesto en el artículo anterior acerca de no tratar de predecir el futuro funciona muy bien en combinación con este método.

Como siempre, espero que estas ideas te sean de utilidad.

Namaste

rubén

 

 

Estoy feliz de no ser bueno en predecir

riverBifurcation

 

 

El yoga puede ser entendido como el estado y las técnicas para encontrarnos con nosotros mismos en el momento y lugar en donde estamos. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, cada vez que tratamos de encontarnos a nosotros mismos, nos damos cuenta que es difícil estar completamente presentes porque nuestra mente está preocupada con una lista interminable de pensamientos, ideas, planes, recuerdos, arrepentimientos, miedos, etc. En otras palabras, es difícil para nosotros estar plenamente inmersos en el momento porque nuestra mente está llena de otros asuntos aparentemente más importantes o urgentes. Por ejemplo, cada vez que tratamos de practicar algún técnica de yoga, posiblemente nos damos cuenta que nuestra mente tiende a continuar haciendo lo que estaba haciendo antes, y que toma tiempo dejar atrás nnuestras acitvidades previas. Es importante recordar que esto es absolutamente normal, sobre todo si tenemos en cuenta que hemos estado entrenando nuestra mente a estar pendiente de una cantidad de cosas innumerables.

Por supuesto, cada vez que nos damos cuenta de que tan distraís;dos estamos podemos escoger sentirnos frustrados por nuestra falta de control mental. Otra opción ofrecida por el yoga podría ser tratar de observar en que estamos invirtiendo nuestra atención y energía. Una vez que identificamos esta tendencia o patrón, podemos determinar si es útil o no. Si la actividad nos ayuda a sentirnos más equilibrados, vibrantes e integrados, podemos optar por mantener el patrón. Por otro lado, si la tendencia no es útil podemos tratar de notarla y dejarla a un lado.

Una tendencia fascinante que he notado en mi manera de pensar y actuar es el hábito de predecir lo que va a suceder. Al darme cuenta de cuan frecuente este patrón es para mi, decidí observar con curiosidad para explorar el patrón y para establecer, a través de mi propia experiencia, si esta tendencia a predecir contribuye o no a mejorar la calidad de mi participación en mi propia vida. Encontré que nunca he podido predecir el futuro con exactitud. Incluso cuando se trata de algo simple, como tratar de predecir lo que ocurrirá en un par de horas, me doy cuenta que realmente no tengo talento para predecir en absoluto. Cuando miro hacia atrás, soy muy consciente de que yo nunca habría sido capaz de predecir mi vida y cómo se ha desarrollado.

Además, la tendencia a querer predecir cómo las cosas van a salir, tiene efectos secundarios indeseables. En primer lugar, predecir genera expectativas, o sea que cambiamos al modo de pensar “debería”. Una vez, pienso que sé lo que va a suceder, me doy cuenta que mi mente comienza a generar ideas acerca de lo que “debería suceder.” Esto sería una consecuencia lógica y útil, si mis predicciones fueran acertadas. Pero, repito, predecir no es mi fuerte en absoluto! En segundo lugar, cada predicción fácilmente genera una suposición de que, “dado que creo que sé lo que va a pasar, yo no necesito a prestar atención.” Por lo tanto, la predicción también se convierte en una receta para no estar presente, y el no prestar atención conlleva no darme cuenta de las conexiones entre mis acciones y sus efectos.

Al considerar esta simple idea: tengo una tendencia a predecir qué va a pasar, me di cuenta que no soy bueno para eso. Por otra parte, también noté que mis predicciones generan expectativas y sus frustraciones , así como una tendencia a no estar presente. Esto es claramente un patrón, de hecho un hábito, que es indudablemente inútil, y, honestamente, una forma de jdesperdiciar mi energía. Por lo tanto, he estado en el proceso de cambiar este patrón, primero prestando atención y dándome cuenta cada vez que trato de predecir el futuro. Cuando me doy cuenta, hago una pausa, respiro y me acuerdo que no tiene sentido hacer algo que nunca ha funcionado. Hasta el momento, parece estar funcionando, y la energía que yo no pierdo en la predicción y la frustración está disponible para estar más presente en todo lo que estoy haciendo. Por supuesto, como con cualquier otro hábito cultivado durante un largo tiempo, hay una tendencia a regresar al modo de predicción, sobre todo cuando estamos distraídos o cansados. En esos momentos, es útil persistir con paciencia y gentileza con nosotros mismos.

Tengo curiosidad, ¿eres bueno en la predicción?
Al continuar esta reflexión, me he dado cuenta que al aceptar completamente que no soy bueno en predecir es realmente esencial para presenciar la novedad y singularidad floreciendo justo frente a nuestros ojos en cada momento de nuestras vidas. ¡ Que increíble regalo! Estoy muy feliz de no ser bueno en predecir.

¿ Y tu, eres bueno en predecir?

Namaste

rubén