Ejercicio de concentración en 2 minutos

Woodhenge

Es muy común para muchos de nosotros tener ideas preconcebida acerca de la meditación, que es y cómo funciona, incluso antes de haberla practicado. En la tradición del yoga, la concentración (dharana en sánscrito) es una etapa preparatoria para la meditación. La concentración es la capacidad de mantener nuestra mente enfocada en el mismo objeto, imagen, sonido o idea por un breve lapso de tiempo. A menudo apreciamos la capacidad de nuestra mente para conectar diferentes pensamientos, recuerdos e ideas en una variedad de maneras. Sin embargo, en muchas de las prácticas del yoga, es común que la mente es el primer aspecto de nuestro ser que se distrae. Por ejemplo, en la práctica de asanas, es posible que la respiración esté fluyendo plenamente y sin obstáculos y que nuestro cuerpo sea capaz de permanecer en la postura en un equilibrio perfecto entre firmeza y confort y que notemos que nuestra mente sale de la postura pensando nuestras actividades previas o en la postura que viene a continuación, o nuestros planes para el resto del día.

En estos casos, lo que hace falta no es la fuerza o flexibilidad corporal o integridad en la respiración sino la fuerza mental para mantener nuestra concentración. Así como persistimos gradualmente en nuestro esfuerzo consciente para mejorar fuerza y flexibilidad de nuestros músculos, tejidos y huesos y para aumentar nuestra capacidad de respiración, tiene sentido cultivar también la fortaleza de nuestra mente.

Este es un ejercicio simple de concentración para fortalecer nuestra capacidad para mantener la mente enfocada. Este ejercicio toma sólo 2 minutos y consiste en mirar el reloj durante 2 minutos mientras mantenemos toda nuestra atención en los números a medida que cambian. Puedes utilizar cualquier reloj en un lugar donde adecuado. Si prefieres puedes usar el reloj de cuenta regresiva en esta página, haciendo clic en el botón “play/reproducción”.


Haz la prueba y presta atención a que notas. Es muy posible que tu mente se distaiga con facilidad. Sin embargo, si intentas poco a poco, con calma y persistencia es posible que notes como tu mente se va fortaleciendo.
Por supuesto, recuerda que nunca estamos interesados en forzar u obligar. Así que trata con la frecuencia que consideres adecuada, disfruta el proceso y nota los resultados.

Espero que este ejercicio te sea útil.
Namaste!

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *