El Yoga del comer: Sabor

frutas y verduras/ fruits and veggies

Como lo indica el nombre de este blog, Yoga es estar completamente presente, o sea, el Yoga no se trata de contorsionismo, sino de vivir conscientemente o de participar completamente en el discurrir de la vida. El flujo de vida depende en gran parte de la comida que consumimos y que nutre nuestros cuerpos. Como un Yogi o una Yoguini, es importante que recordemos que la comida que tenemos es un lujo que le hace falta a muchos en el mundo. Es triste ver que el numero de gente que sufre de inanición en el mundo continua creciendo (PDF). Aun en países ricos como los EE.UU. — donde la obesidad es una epidemia — el hambre afecta casi al 12% de la población. En mi opinión, como Yogis y Yoguinis, es nuestra responsabilidad ayudar como sea posible. Una forma de ser responsables es crear con la comida una relación consciente y que exalte la vida.

Hace un par de años, en un seminario de Yoga, la Dra. Gurleen Grewal, hablando de comida y nutrición en Ayurveda, hizo una pregunta sencilla, ¿Cuando debemos tragar la comida que estamos masticando? Las caras de los asistentes indicaban claramente que no teníamos una respuesta clara y lógica. Aunque dimos respuestas variadas, nadie dio con la respuesta que esperaba la Dra. Grewal: tragamos la comida una vez se le ha ido el sabor.
Estas palabras tuvieron un fuerte impacto en mí. Me encanta comer y probar diferentes tipos de comida, pero esas palabras me hicieron pensar que tal vez nunca había sido lo suficientemente consciente al comer como para masticar mi comida hasta que perdiera todo su sabor. Durante los siguientes días me propuse observar con atención mis hábitos al comer. Que sorpresa me dio el notar mi falta de atención al acto de comer, dándome cuenta que en general comía mecánicamente. Por ejemplo, ¡ a menudo levantaba mi tenedor lleno de comida cuando apenas empezaba a masticar la comida en mi boca! En muchos casos sentí que comía sin estar inmerso en la experiencia de comer. Me decepciono ver mi falta de conciencia al comer pues me hizo sentir que no estaba honrando la comida que tenia el privilegio de comer.
Decidí tratar de hacer este cambio de comer mecánicamente a comer con conciencia. Los resultados fueron favorables inmediatamente pues empecé a percibir muchos sabores que antes no había tomado el tiempo de notar. Otro efecto inmediato fue darme cuenta cuan fácil es reconocer cuando estaba lleno. También fue claro ver que algunas comidas que comía no eran sabrosas ni benéficas. Además, también note que al masticar completamente mi digestión mejoró bastante. Ahora cuando pienso en los incontables efectos de este simple cambio en mi manera de comer encuentro un paralelo con la práctica de Yoga donde tomamos una pausa, observamos con atención, notamos los efectos de lo que hacemos, luego actuamos en una forma que apoya la vida y no es mecánica y finalmente observamos los resultados de nuestros actos. Debo aclarar que no es siempre fácil, o aun posible, poner atención consciente a lo que hacemos, pero el intentar nos ayuda a participar activamente en nuestras vidas.
Tomar el tiempo necesario para comer nos permite honrar la comida que recibimos y nos ayuda a apreciar todo el amor, trabajo, esfuerzo y recursos invertidos en sembrar, cuidar, cosechar y preparar nuestra comida. Los aromas, sabores y texturas de nuestra comida son el resultado de una delicada y compleja danza de vida. Al comer con conciencia, además de disfrutar los innumerables sabores, aromas y texturas, estamos celebrando nuestro vínculo profundo con las fuentes de nuestro alimento y con la danza de la vida.

En los últimos dos años he hablado con muchos familiares y amigos acerca del “Yoga del comer”, en otras palabras, de comer concientemente, masticando la comida hasta que pierde todo su sabor. En general, la mayoría de la gente con la que he hablado, incluyendo aquellos que dicen que les encanta la comida, (a no ser que sean parte del movimiento Slow Food) no ponen mucha atención a como comen. Hacer este cambio, sencillo y gratuito, en nuestro ritmo al comer desafía nuestros hábitos profundamente arraigados. Este simple cambio requiere nuestra atención, y esto es de lo que se trata el Yoga: integrar nuestras acciones y establecer un vínculo con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea.
El “Yoga del comer” nos llama a establecer una relación conciente con nuestra comida; es una transformación que puede tener un impacto profunda en nuestra alimentación y como comemos. Los efectos de este cambio varían desde lo individual (por ejemplo nutrición y salud) hasta lo social, incluyendo la economía, el medio ambiente y la salud publica. Al nivel individual hacer este cambio puede ayudar a relajarnos y a disfrutar mas nuestra comida mientras que amplia nuestra sensibilidad al sabor mostrándonos las comidas que nos caen mejor, mejorando nuestra digestión, ayudándonos a caer en cuenta de cuando estamos satisfechos y tal vez dándonos razones para estar agradecidos por tener comida en nuestra mesa.
He encontrado una variada cantidad de recursos en inglés (puedes usar un programa de traduccion gratuita en línea) que ayudan en el proceso de pensar y aprender acerca de nuestra relación con la comida. Por ejemplo, el clásico tratado de Brillat Savarin, la Fisiología del Gusto, describe en minucioso detalle variados aspectos del gusto. Puede ser interesante leer acerca del Gran Masticador, Horace Fletcher y su dogmático punto de vista respecto al comer. También puedes preferir la concisa claridad de la obra de Fisher y Fisk acerca de la masticación o las claras explicaciones del Dr. Kennedy de varios mitos relacionados con la comida. También puedes disfrutar unos consejos de nutrición desde el punto de vista Ayurvedico que parecen bastante razonables. Hay dos libros muy interesantes, desafortunadamente solo disponibles en ingles, acerca de las intrincadas relaciones entre nuestra alimentación y múltiples practicas sociales, económicas y políticas como el libro de Michael Pollan The Omnivore’s Dilemma: A Natural History of Four Meals y Animal, Vegetable, Miracle: A Year of Food Life. de Barbara Kingsolver.

Comer, como cualquier práctica de Yoga, es un acto simple que puede ser transformado por nuestra consciencia.

Espero que disfrutes completamente tu próxima comida.

Namaste.

5 Replies to “El Yoga del comer: Sabor”

  1. Hola Rubén, gracias por la nota que dejaste en mi blog…fíjate que sólo dos días antes había encontrado el tuyo….y había leído lo del buen comer, me quedé especialmente con lo de tragar la comida cuando ya no tuviera más sabor…que sabio!
    Gracias por el link de las series de Ashtanga, por lo que dices entiendo que lo practicabas y ya no lo practicas más. Yo estoy ahora iniciandome en él y tengo sentimientos confusos, por un lado me parece una práctica muy poderosa, por otro no me puedo imaginar haciendo siempre la misma secuencia…soy bastante espontánea en mi práctica y pienso que cuanto más practicas, más sensible te vuelves alo que te pide el cuerpo ese día particular..En fín, no se, ya me contarás si tienes tiempo alguna vez.
    Por cierto, chulísimo tu blog.
    Ah, de dónde eres? Yo soy de Zaragoza, España.
    Un abrazo

  2. Namaste Lalita,
    Gracias por tus palabras de apoyo y tus comentarios. Realmente pienso que el cambio en la forma de comer, aunque es sencillo mas no fácil, es potencialmente transformativo. Trato de tenerlo en cuenta cuando como, aunque no sucede todo el tiempo, es en sí una práctica. Yo soy Colombiano, aunque llevo 13 años viviendo en diferentes partes de EE.UU. Actualmente estoy en Tampa en la Florida. No conozco Zaragoza, así que tuve que ir a wikipedia a leer un poco al respecto y suena muy interesante, por su historia y su posicion central. tal vez algun día podré ir a conocer.
    Créeme que entiendo lo que dices acerca de Ashtanga, pues estoy de acuerdo en que es una práctica poderosa. Como tu, siento que es importante adaptar la práctica a lo que nuestro cuerpo, mente, espíritu y corazón necesitan. Desde este punto de vista el objetivo de mi práctica es estar balanceado y en equilibrio para poder fluir armoniosamente con la vida. Y por eso trato de que la práctica me conduzca hacia ese estado. Pienso que la gente que practica Ashtanga siente que eso es lo que ellos necesitan para sentirse en balance y para calmar las fluctuaciones de la mente.
    Por lo que dices, creo que tienes afinidad con las ideas de Erich Schiffmann, (no se si lo conoces, esta en mi lista de enlaces) el habla de “Freedom Style Yoga” que es “no decidir por anticipado lo que uno debe hacer, sino escuchar internamente y darse uno mismo permiso para seguir la guianza que recibe desde adentro.” Así que respecto al tema de “Ashtanga o no Asthanga.. ” que creo es a lo que te refieres cuando hablas de confusión, pienso que nuestra práctica refleja diferentes épocas en nuestra vida, siendo algunas veces más vigorosa, otras veces más restaurativa… Me gustaría saber que decides al respecto.
    Un abrazo

  3. Howdy! I could have sworn I’ve been to this blog before but after reading through some of the post I realized it’s new
    to me. Anyhow, I’m definitely delighted I found it and I’ll be book-marking and checking
    back often!

  4. Hola Ruben,que gozo leer tus respuestas muchas gracias por esto,esta informacion del yoga del sabor me hace pensar que hay que disfrutar y encontrar el sabor. Estoy enpezando a prepararme un jugo de:(licuadora)
    agua de la cascara de pina, una rama apio,perejil,pepino y cuando hay lapina,se supone que es diuretico y limpia mi organismo,tratando de no comer mucha sal porque tomo pastillas para la presion alta,voy a tratar por todos los medio comenzar con los ejercicios de yoga,estoy pasando por un mal momento de salud en mi cuerpo me salieron unos nodulos en la tiroides y lo mas raro que cuando me hacen las pruebas para la tiroides todo sale normal. Definitivamente mi parte emocional no anda nada bien,y en difinitivamente eso es lo que yo misma estoy enfermando mi cuerpo.
    Bendiciones muchas gracias por esa dedicacion a ayudarnos.Dios te ha dado un don maravilloso. Marilu gracias y miles de Bendiciones.

  5. Hola Marilu,
    Como me alegra saber que encuentras utilidad en mis comentarios. Gracias por compartir la receta del jugo, suena delicioso y muy similar a los jugos que preparo par mi desayuno. Yo agrego gengibre feresco a mis jugos pues el jengibre ofrece bastantes beneficios. No se si te gustaria probrar un poquito de jengibre en tu jugo. Espero que encuentres maneras para hallar mas equilibrio emocional pues realmente no sentirnos bien emocionalmente puede afectar nuestra salud en diversas formas.
    Muchas gracias de nuevo por tus comentarios.
    Un saludo cordial, muchas salud y paz.
    rubén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *