Toma una respiración profunda: Respiración Calmante y Relajante

Take a deep breath yoga/Respira profundamente

Un ejercicio sencillo que puedes usar para empezar a practicar yoga en casa

Creo que mucha gente, por no decir todos, hemos escuchado este simple y valioso consejo: “Si algo te molesta o te sientes ansioso, respira profundamente.” Parece bastante simple y útil. Basándome en observar mi respiración durante mi práctica diaria del yoga durante varios años me he dado cuenta que la respiración es la base de la mayoría, y posiblemente de todas, las técnicas de yoga y hasta se podría decir que todas las posturas y los movimientos del yoga son básicamente una forma de ampliar y profundizar nuestra respiración. Sin embargo, al observar a los estudiantes en mis clases individuales y grupales noto una tendencia notable pero no sorprendente; muy a menudo tomar una respiración profunda no parece ser una experiencia relajante y tonificante. De hecho, para un gran número de personas tomar una respiración profunda parece crear más tensión y ansiedad; incluso lo que he notado es que la intención es correcta, profundizar la respiración, pero cuando las acciones incluyen levantar los hombros y tensionar la mandíbula el efecto no es calmante y relajante en absoluto.

Desde una perspectiva anatómica simple una postura encorvada con los hombros caidos tiende a reducir nuestra capacidad para respirar limitando la expansión de la caja torácica. Prueba esto: Toma un momento, siéntate en una silla y deja que tu pecho baje hacia el abdomen, moviendo los hombros hacia adelante y bajando la barbilla ligeramente hacia el pecho. Luego, trata de tomar 3 respiraciones profundas. Observa los efectos generales en el cuerpo, la mente y tu estado general. Ahora vamos a intentar una postura diferente para notar si hay alguna(s) diferencia: Desliza tu cuerpo hacia el borde de la silla colocando las caderas (los huesos inferiores de la pelvis) casi al borde frontal de tu silla. Separa tus pies la misma distancia que tus caderas o un poco más. Observa si se siente cómodo alinear las rodillas directamente arriba de los tobillos. Separa los dedos de los pies y presiona los pies hacia abajo activando también los músculos de las piernas para crear una base sólida. Luego trae el coxis un poquito hacia adelante para nivelar la pelvis y presiona hacia abajo con las caderas. Con esta sólida base alarga la columna y levanta el esternón hacia arriba -en lugar de hacia adelante. Deja caer los brazos a los lados y ábrelos cómodamente mientras rotas tus hombros hacia atrás y los omóplatos hacia abajo. Ahora intenta 3 rondas de respiración comenzando con una expansión suave del vientre y poco a poco continuando la expansión hacia tu tórax y finalmente a la parte superior del pecho sin ningún tipo de tensión en los hombros o la mandíbula. Una vez más, nota los efectos generales en tu cuerpo, mente y tu estado general. Muy probablemente notarás una diferencia en la profundidad de la respiración y en sus efectos. Incluso puedes comparar esta segunda manera de respirar con la respiración en la que levantamos los hombros y llevamos el pecho hacia adelante. Tu propia experiencia te indicará que tipo de respiración es más profunda y aún más importante, que forma de respirar te hace sentir más relajada y en calma. Recuerda que ninguna técnica de yoga crea nuevo dolor o tensión. Si notas que estás forzando o tensionando quiere decir que estás tratando con mucha fuerza. Así que, por favor, asegúrate de tu respiración no es nunca forzada o tensa.

En el yoga estamos tratando de integrar todos los aspectos de nuestro ser. Este sencillo ejercicio es un excelente ejemplo de cómo nuestra postura puede influir en nuestra forma de respirar, así como en la forma en que nos sentimos. Mi sugerencia es que la próxima vez que necesites tomar una respiración profunda puedes empezar por crear una base sólida a través de tu postura. Además, si no tienes mucho tiempo para practicar yoga en casa, este ejercicio de respiración simple sería la mejor manera de empezar a practicar yoga en casa, especialmente ya que no toma más de unos pocos minutos, y los efectos serán benéficos. Si practicas regularmente te darás cuenta que, además de sentirte más tranquilo y relajado te puedes sentir con más energía. Con el paso del tiempo, incluso puedes notar que tu respiración puede comenzar a expandirse gradualmente. Además, si prestas atención a tu respiración también estarás metiéndote de lleno en el momento presente, lo que te ayudará a notar con mayor claridad tus circunstancias inmediatas y cómo te sientes. Este es el fundamento de la atención plena.

¡Por favor, cuéntame si este ejercicio de respiración te es útil. Gracias por leer y saborea tu respiración!
Namaste,
rubén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *