El Yoga y la comida

Mercado/ Market

Comida y Confusión

Comer es un privilegio que no está al alcance de todos. Es esperanzador ver esfuerzos internacionales para proponer soluciones a este problema. Muchos de nosotros tenemos la fortuna de poder escoger que queremos comer. Sin embargo, en los últimos años, decidir que comer se ha vuelto un tema complicado. En parte, esta complejidad es el resultado de tener más opciones alimenticias y también el aumento en el interés por estos temas. Por ejemplo, existen diversos blogs dedicados a temas de comida (por ejemplo Gastronomia & Cia, Vida Sana, Comidas Saludables, entre otros) así como también innumerables libros y articulos acerca de nutrición. (En la versión en inglés de este artículo hay una lista de blogs y libros en inglés). Con tanta información a veces resulta difícil decidir que comer.

Una pregunta sencilla

¿Que comer? es una pregunta muy sencilla con respuestas que han ido crediendo en diversidad y complejidad. Tal vez, la complejidad de las respuestas se incrementa cuando consideramos los elementos que influyen en las interrelaciones entre la comida y el medio ambiente. Es decir, cuando nos detenemos a considerar las interrelaciones entre nosotros, nuestra comida y el mundo que nos rodea empezamos a comprender que dichas relaciones están compuestas por múltiples capas, direcciones e influencias que en general no son tan simples. A medida que aprendemos más acerca de la comida encontramos que hay muchos factores que afectan su calidad, incluyendo su composición, la forma en que se cosecha, y su región de origen de donde proviene. Además la cercana relación entre la comida y la salud, sigue llamando nuestra atención. Por ejemplo, el aumento en las alergias a los alimentos ha sido significativo. En EE.UU. las alergias a los alimentos aumentaron 400% en los últimos 20 años. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud una combinación de cambios a nivel global, social y personal ayuda a crear cambios en la alimentación que causan enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, derrame cerebral y algunas formas de cáncer. Algunas de estas enfermedades se denominan “enfermedades occidentales” debido a su conexión con la dieta tradicional de los paises occidentales industrializados. Además, recientemente se habla a menudo de la epidemia mundial de la obesidad. También se habla del impacto ambiental de algunas industrias productoras de alimentos.

En el libro In Defense of Food (en inglés), el autor Micahel Pollan ofrece una respuesta simple a la pregunta ¿Que comer para tener una salud óptima?:
Comer comida. No en demasía. Sobre todo plantas.“. Pollan clarifica esta respuesta simple en el libro, demostrando como la complejidad en elegir la comida más apropiada para maximizar la salud se debe a la intrincada red de relaciones entre las industrias de producción de comida, el mercadeo y las políticas gubernamentales. Pollan propone una lista para ayudar a los lectores a elucidar que es considerado como comida, que comida comer y como comerla. El mismo autor admite que la existencia de un libro de este tipo es un indicio de nuestra confusión acerca de la comida.

Dieta Yóguica

Decidir que comer para mantener una salud óptima no es algo reciente. Desde la perspectiva del Yoga, el texto de Hatha Yoga clásico más antiguo, el Hatha Yoga Pradipika (siglo XV) describe en el capítulo 1, versos 59 a 65, las comidas que los Yoguis deben evitar, las comidas que se consideran benéficas y también la cantidad de comida que se considera apropiada. En los sitios web que ofrecen información acerca del Yoga, no parece que haya alguno que cite el Hatha Yoga Pradipika en cuestiones de dieta. Esto se entiende, en parte por las diferencias que resultan del tiempo y la ubicación geográfica, y en parte también porque algunas de las prácticas en este tratado (aunque no necesariamente aquellas relacionadas con la alimentación) parecen extremas y tal vez inapropiadas. En general, la información contemporánea acerca del Yoga sugiere que la dieta Yóguica es una dieta vegetariana. Sin embargo, al leer la definición de vegetarianismo encontramos una clasificación con varias subdivisiones: ovo lacto vegetarianismo, lacto vegetarianismo, ovo vegetarianismo, veganismo, lacto-cerelianismo, frutarismo, crudivorismo, etc.

Etiquetas y Preguntas

En vez de clarificar el tema, las fuentes de información acerca del Yoga parecen incrementar la confusión. Me parece que donde sea que buscamos las respuestas a la simple pregunta: ¿Que comer? más que respuestas encontramos etiquetas que determinan (con niveles variados de flexibilidad) que podemos comer y que debemos evitar en nuestra dieta.

Siento que la intención del Yoga es clarificar nuestras vidas. Es más, la práctica de Yoga se enfoca a optimizar el flujo de nuestra energía física, mental y emocional para que podamos participar completa y conscientemente en las interconexiones que constituyen la vida. Prácticar Yoga no se trata de tener una lista de reglas predeterminadas que seguimos mecánicamente. Por el contrario, la práctica de Yoga nos exige que pongamos atención, estemos presentes y tomemos decisiones inteligentes basados en nuestra experiencia y en nuestras conexiones con la vida. Por consiguiente, la perspectiva yóguica a la dieta tiene en cuenta nuestras circunstancias y necesidades individuales al mismo tiempo que facilita el flujo óptimo de energía y posibilita nuestra activa participación en nuestras vidas. En caso de dudas acerca de que comer, sugiero usar dos preguntas para confirmar nuestras opciones alimenticias:

  • ¿Facilita esta comida el flujo de mi energía física, mental y emocional?
  • ¿Me ayuda esta comida a participar completa y conscientemente en las interconexiones que constituyen el flujo de la vida?

Si la respuesta a las dos preguntas es un SI! inequívoco, lo más seguro es que la comida que vamos a comer sea exactamente lo que necesitamos y por tanto será deliciosa y nutritiva.

Namaste

 

One Reply to “El Yoga y la comida”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *