Saborea tu respiración: ejercicio fácil de respiración

Enamórate de la respiración o al menos hazte amigo de tu respiración. Permite que tu respiración sea tu guía al momento presente. Deja que tu respiración sea el vehículo para la conciencia; guiando tus movimientos y enfocando tu mente, mientras que al mismo tiempo te refresca y te nutre.

A menudo se traduce pranayama como control de la respiración, sin embargo, ayama en sánscrito significa estirar, extender, ampliar. Desde esa perspectiva, tiene sentido que pranayama se trata de ampliar y expandir nuestra respiración, de modo que la respiración y la energía vital que ella lleva llegue a cada parte de nuestro cuerpo. Por lo tanto, haz de tu práctica de pranayama un ejercicio de familiarizarte con tu respiración, con cómo fluye cada inhalación y cada exhalación. Permite que esta exploración sea guiada no por tu ambición sino por una curiosidad respetuosa.

Si reconocemos que cada respiración es única y que no tenemos la oportunidad de repetirla tal vez nos sea más fácil apreciar y saborear cada respiración. Incluso me atrevería a sugerir que respiremos con alegría, disfrutando todo el proceso e incorporando esta conciencia y disfrute en nuestra respiración día tantas veces como sea posible. Por supuesto, al menos tratemos de incorporar esta conciencia de la respiración durante nuestra práctica de yoga y simplemente observemos que resulta…

A continuación hay un ejercicio sencillo de respiración para aumentar nuestra conciencia de la respiración:

Saborea tu respiración.

Namaste,

rubén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *