La forma más fácil de empezar a practicar yoga en casa.

Movement / Movimiento

Para muchos de nosotros ser consistente es un reto difícil de superar. Me gustaría sugerir una manera sencilla, muy fácil y muy agradable para empezar a practicar yoga en casa con mayor regularidad.

Desafortunadamente muchas personas piensan que el yoga es sólo una serie de posturas para poner a nuestros cuerpos en contorsiones complejas. El yoga auténtico es un sistema completo de prácticas que nos ayudan a sentirnos armoniosamente integrados y también nos ayudan a vivir una vida más consciente y deliberada guiados por nuestro corazón y alineados con el verdadero propósito de nuestras vidas.

Cada día, cuando pregunto a estudiantes en mis clases que necesitan recibir de la práctica, las respuestas más frecuentes son: relajación, calmar la mente, y serenidad. Esto no es sorprendente en absoluto. Basta con mirar a nuestro alrededor y parece que la mayoría de nosotros estamos en un constante proceso de entrenamiento de nuestros cuerpos y mentes para hacer más cosas, lograr más resultados y procesar cada vez más estímulos. Hay un montón de cosas siempre por hacer, pero no parece que estamos equilibrando todo nuestro hacer con no hacer, rendirse y relajarse. Parece bastante común que al final del día nos sintamos completamente agotados (¡a veces, nos sentimos así aún al despertarnos en la mañana!)

En el yoga queremos aceptar donde estamos. En otras palabras, elegimos la técnica o práctica que nos llevará a una sensación de plenitud y claridad. Para balancear el hacer demasiado, es bueno practicar el “no hacer”. Recuerda que una postura de yoga (asana) se define en los Yoga Sutras de Patanjali (ca. 3100 a.C.) como estabilidad (sthira = firme, estable, fuerte) y comodidad (sukha = agradable, alegría, gozo). Te invito a que pruebes esta práctica sencilla, eficaz y agradable.

Cultivar la Habilidad de Observar y Entregarse

Toma de 1 a 10 minutos para esta práctica — la cantidad de tiempo que tengas disponible.

Por la mañana, cuando todavía estas en la cama, una vez que te dás cuenta que estás despierto, pero antes de abrir los ojos y levantarte, te das permiso para no hacer y para no procesar. Permite que tu lista de tareas pendientes pase a un segundo, o tercer plano durante los próximos minutos. Enfoca tu atención por completo en darte cuenta de las sensaciones en tu cuerpo, comenzando a partir de los dedos de los pies y subiendo poco a poco por todo el cuerpo. Ayuda si estás interesada en sentir realmente lo que está sucediendo en tu cuerpo. Ni siquiera necesitas tratar de describir o explicar, sólo siente. Date tiempo para explorar todo el cuerpo y observa lo que sucede, nota cómo te sientes. Cuando terminas de recorrer todo el cuerpo piensa en algo que trae paz, inspiración, amor o compasión a tu corazón y tu mente y sumérgete completamente en esta experiencia.(Date cuenta que estamos integrando cuerpo, mente y corazón a través de la consciencia)

Eso es todo. ¡Bastante simple!

Intenta hacer este ejercicio una vez al día, si es posible, durante 1 o 2 semanas y observa el efecto que tiene en como te sientes durante el día y en tu perspectiva general.

Otra sugerencia, trata este ejercicio al final del día, una vez que estás en la cama como una transición suave del “modo de hacer” al “modo de relajación total”.

Es posible que estés preguntando: ¿Cómo me va a ayudar el no hacer nada cuando tengo tantas cosas que hacer? ¡No puedo permitirme el lujo de no hacer nada!

Al participar en esta práctica puedes recibir los siguientes beneficios:

  • Lo más probable es que esta práctica te permitirá reducir tus niveles de estrés, lo que puede ayudarle a tu sistema inmunológico. Estudios científicos han conectado al estrés como un factor que contribuye a “problemas digestivos, problemas de fertilidad, problemas urinarios, y debilidad del sistema inmunológico.” ( en inglés)
  • Estás desarrollando habilidades para mejorar tu “otro” modo de practicar yoga, ya que estás aprendiendo a discernir con mayor claridad como se siente la comodidad, lo que hace contribuye a crear más facilidad para equilibrar firmeza con comodidad la próxima vez que practiques una postura de yoga.
  • Estás cultivando las habilidades fundamentales para las prácticas más avanzadas de yoga: pranayama (expansión de la energía vital), pratyahara (mirada interior), la concentración y la meditación.
  • Estás expandiendo tus modos de funcionamiento, así que podrás decidir con facilidad y claridad cual es el modo más apropiado (activo-firme, pasivo-relajado) para cada momento.
  • Una relajación profunda ayuda a que tu cuerpo pueda dedicar recursos para recuperar, reparar y sanar.
  • Disfrutarás la práctica y sus resultados. Y por tanto, será más fácil que la incorpores en tu rutina diaria.

Espero que esta práctica contribuya a tu bienestar.
Namaste,
rubén

 

One Reply to “La forma más fácil de empezar a practicar yoga en casa.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *