Yoga: Perspectiva Profunda

Ancient spire in Ayutthata/Antigua Aguja en Ayutthaya

Atención Breve

Parece innegable que vivimos en tiempos en los que la rapidez suele considerarse como lo que es mejor, al menos superficialmente. Muchos de nosotros sentimos que el ritmo de vida es demasiado rápido, hasta podría decirse fuera de control. Una manifestación de esta mentalidad es nuestra necesidad de ahorrar tiempo, incluso unos pocos segundos, siempre que podemos. Esta ideología dominante tiene una conexión con el concepto de gratificación instantánea, lo que podría ser un poco o bastante familiar para muchos de nosotros. Algunas personas sostienen que la civilización esta aumentando patológicamente nuestro síndrome de atención breve (en inglés) o nuestra incapacidad de concentrarnos por mas de un segundo. Como resultado, nuestras acciones y actividades apresuradas nos impiden estar presentes en lo que hacemos. Esto puede ser llamado la perspectiva de la atención breve. Esta perspectiva se caracteriza por el movimiento continuo de la mente sin mantener un enfoque claro. En contraste con la atención breve, podemos pensar en la perspectiva puntual, es decir, el enfoque claro de nuestra atención en un momento en el tiempo. En otras palabras, mientras que la atención breve nos lleva a actuar con afán sin estar presentes, la perspectiva puntual puede ser una preparación excelente para la perspectiva profunda.

Perspectiva Profunda

Obviamente, todas las cosas en la vida tienen su ritmo interno. Es decir, algunas cosas pasan a velocidad rápida, como un relámpago, otras suceden más lentamente, como la rotación de la Tierra alrededor del Sol. La perspectiva puntual, por su propia naturaleza, centra nuestra atención, aunque sea muy brevemente, en aspectos concretos y de duración corta. Al mismo tiempo, la perspectiva profunda le aporta la dimensión del tiempo a nuestra manera de ver.

Cuando aplicamos únicamente la perspectiva puntual, es difícil para nosotros tomar distancia y observar cambios, tendencias y patrones que se desarrollan, cambian y transforman con el paso del tiempo. Cuando favorecemos solamente la perspectiva profunda, puede ser más difícil conectar con las circunstancias específicas del momento presente.
Es evidente que, concentrarse en un punto es comenzar a cultivar nuestra capacidad de enfocar nuestra atención durante más tiempo. De este modo, al enfocar nuestra perspectiva puntual en el aquí y el ahora tenemos un punto de entrada a la perspectiva profunda. La interacción entre estas dos opiniones esta ejemplificada por la Fundación Long Now, una organización que trata de fomentar acciones con responsabilidad a largo plazo; y cuando ellos dicen a largo plazo no significa pensar en términos de meses o años, pero en términos de los próximos 10000 años. En síntesis, la idea es vincular nuestras acciones en el presente con el pensamiento a largo plazo.

Concentración y Meditación

Desde un punto de vista yóguico, podríamos interpretar la perspectiva puntual como la rama tradicional del Yoga que se traduce a menudo como Concentración (Dharana), centrar nuestra atención en un punto. Por otra parte, mantener nuestra atención en el mismo punto durante un período de tiempo es la rama del Yoga conocida como Meditación (Dhyana). Podemos pensar en este último como una expresión de la perspectiva profunda.

Interacción entre la Perspectiva Puntual y la Perspectiva Profunda en Yoga

El Yoga se ha practicado, según distintas fuentes, por lo menos durante varios milenios. Las enseñanzas del Yoga siguen siendo sorprendentemente pertinentes y aplicables el día de hoy. Por lo tanto, parece que, a pesar de que la tradición del Yoga se ha mantenido y transformado durante un largo período de tiempo, su aplicación, que sólo puede ocurrir un momento a la vez, se realiza a través de la perspectiva puntual. Es decir, las enseñanzas dictadas a través del tiempo se viven y ponen en práctica en el ámbito de la perspectiva puntual.

Por otra parte, para muchos de nosotros, la atención breve puede tener un dramático impacto en nuestra práctica de Yoga, en cualquiera de sus manifestaciones. Por ejemplo, especialmente con las prácticas que son un reto para nosotros, como quedarnos completamente inmóviles durante un periodo de tiempo específico, respirar con toda nuestra atención o asumir una postura especifica, tenemos la tendencia a apresurarnos a terminar la parte que se nos dificulta. Como resultado, nuestra práctica no refleja la esencia del Yoga, un viaje de auto-conocimiento. Actuar con afán imposibilita que sintamos nuestra práctica completamente y a todo nivel, en particular, el afán hace imposible que observemos como lidiamos con nuestras frustraciones, impaciencia, retos y situaciones difíciles.

Al escoger la perspectiva profunda como el telón de fondo de nuestra experiencia nos ayuda a recordar que el Yoga es un viaje personal de auto-descubrimiento, por definición un proceso de toda la vida. Al saber que tenemos el resto de nuestras vidas para practicar, podemos encontrar la paciencia para aceptar el punto en el que estamos hoy, por lo tanto, ayudándonos a sumergirnos en la práctica específica con toda nuestra atención. Hace poco tiempo leí una opinión muy sabia de un respetado maestro de Yoga, David Swenson, donde dijo que “Al hablar de la práctica y la enseñanza del Yoga tenemos que pensar en términos de décadas. Los árboles mas fuertes del bosque crecen más lentamente.”

Escoger la perspectiva profunda, puede fomentar un enfoque diferente de nuestra práctica, lo que nos ayuda a practicar con más inteligencia, o sea con toda nuestra atención y a nuestro propio nivel de manera que podamos seguir practicando con constancia a lo largo de los años. Otro maestro de Yoga muy respetado, David Williams, nos ayuda a ver esta perspectiva en su carta a los estudiantes (en inglés) diciendo que “La clave es ser capaz de seguir practicando Yoga por el resto de su vida. En más de 30 años de observación de miles de personas que practica Yoga, me he dado cuenta de que aquellos que continúan practicando son los que son capaces de encontrar la manera de hacerlo agradable. Ellos esperan con interés su práctica cotidiana y nada puede evitarles que encuentren el tiempo para practicar. Su práctica se convierte en una de las partes más agradables de su día.

Tal vez podemos meditar sobre esta pregunta: ¿Cómo cambiaria mi práctica si sé que tengo el resto de mi vida para practicar?

Namaste

 

One Reply to “Yoga: Perspectiva Profunda”

  1. Respected Sir,
    I have read yogo notes which is very helpful for day today life. thanking you. I want to continue your services.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *