Aprendiendo a Confiar (o Como encontrar tu maestro interior)

FuchsiaOrchids
 

 
El yoga, cuando se practica con integridad, nos guía en un viaje hacia una mayor claridad y bienestar. En el camino, a medida que afinamos nuestra sensibilidad, las preguntas surgen, sobre todo preguntas como, ¿cómo puedo saber si lo que estoy haciendo está bien o mal? Si tenemos suerte, podemos buscar la ayuda y el asesoramiento de alguien de confianza, una persona con conocimientos y experiencia personal en este proceso, nuestro profesor o profesores. En la tradición de Yoga, el gurú o maestro, es un guía que con sabiduría ayuda al estudiante a pasar de un estado de oscuridad, limitación o restricción a una mayor claridad, libertad y bienestar.

Si tenemos la suerte de tener acceso a un buen maestro, es probable que este maestro nos sugiera una técnica o práctica que nos ayude a descubrir limitaciones y restricciones. Una vez identificamos la restricción, tendremos más claridad para tomar la decisión que apoyga nuestro crecimiento. Probablemente nos daremos cuenta de que el profesor no tomará la decisión por nosotros, osea que estamos a cargo de tomar nuestras propias decisiones.

¿Podemos confiar en nosotros mismos?

¿Cómo podemos saber si podemos confiar en nosotros mismos? Muy a menudo escuchamos instrucciones en clases de yoga que nos dirigen a escuchar al maestro interior, la sabiduría interior o nuestra guía interior. Sin embargo, cuando ponemos atención a lo que está sucediendo en el interior, a menudo encontramos un monólogo interminable con diferentes opiniones sobre lo que estamos haciendo, así como también pensamientos acerca de muchas otras cosas sin ninguna conexión con nuestra práctica de yoga. ¿Cuál de estas voces y opiniones es nuestro maestro interior? Es acaso la voz que está diciendo que me esfuerce más? ¿es será la parte que está comparando lo que estoy haciendo con lo que la persona a mi lado está haciendo? O, ¿es la parte que está pensando en mi lista de cosas por hacer o lo que voy a comer esta noche? Parece que la mayoría de nosotros estamos pensando y tomando decisiones constantemente, y que la charla interior suele ser más un obstáculo que una guía.

Nuestra brújula interior

Mi sugerencia es que la mayoría de la gente, y tal vez todos nosotros, estamos equipados con una brújula interna que nos ofrece orientación sutil con regularidad. Una de las características de este sistema interno de orientación es que actúa con suavidad y sin forzar. Por tanto, el ruido y las distracciones externas combinadas con nuestra charla interior son distracciones que disminuyen la probabilidad de que notemos y escuchemos esa guía interior. Puedes verificar si tienes acceso a tu brújula interior, tomando unos momentos para pensar en una decisión reciente que hiciste (no tiene que ser una decisión mayor) donde, después de haber decidido y actuado pensaste o dijiste: “Yo sabía que no esta no era una buena idea” o ” Yo sabía que no esto no iba a acabar bien”. Esa consciencia interior que ofrece una sugerencia leve es nuestra brújula interna.

Una sencilla sugerencia

Cuando tienes que tomar una decisión, es posible que notes una sugerencia muy leve indicando una dirección u opción específica. Por lo general no se expresa en palabras, es por esto que algunas personas le llaman el silencioso susurro del corazón. Esta suave guía, apenas sugiere o indica sin forzar o forcejear; se siente como un consejo ofrecido suavemente. En otras palabras, se siente como una sugerencia y no una orden, o sea que nosotros siempre podemos elegir cualquier opción, aún en contra de la sugerencia recibida. A menudo, si tenemos una expectativa específica o si estamos apegados a una de las opciones que tenemos, es probable la sugerencia recibida encuentre resistencia o renuencia de nuestra parte. En esos casos, no es inusual que empecemmos a crear argumentos y explicaciones que justifiquen tomar un camino diferente al sugerido. Un ejemplo muy simple que ayuda a ilustrar como funciona esto: Estás cenando con amigos en uno de tus restaurantes favoritos y sientes una leve indicación que te sugiere que has ccomido suficiente. Sin embargo, todavía no has comido postre y este lugar sirve uno de tus postres favoritos. A pesar de haber recibido una señal clara (auqneu suave), puedes escucharte pensando o justificando, por ejemplo: esta semana realmente he trabajado muy duro y merezco una recompensa, o hoy caminé más de lo normal, o hoy mi almuerzo fue muy pequeño. No es raro que en este caso le pidas a tus amigos sugerencias y opiniones acerca de si debes pedir postre o no. En otras palabras, nos convencemos de que esta bien ignorar el consejo interno. Ordenas postre, y lo comes. Al llegar a casa o a la mañana siguiente notas loas efectors de haber comido demasiado la noche anterior y tal vez dices:”sabía que no dií haber comido tanto”. Aclarando, nuestro guía interior ofrece una opción, podemos escuchar o ignorar, y al final siempre tenemos que tomar una decisión. Independiente de la decisión tomada, tendremos que vivir con las consecuencias de nuestras acciones.

¿Puedes confiar en este guía interior?

Te debes estar preguntando, ¿cómo puedo aprender a confiar en mi guía interior? Piensa en la gran cantidad de ocasiones en las que has sentido esa sutil sugerencia interior. Ahora, observa cuantas veces has escogido ignorar a tu brújula interior y has terminado sintiendo o pensando: “Yo sabía que esa decisión no era una buena idea!”. Probablemente, todas las veces. Ahora, recuerda cuantas veces has decidido seguir esas sugerencia leves, y cuantas de esas veces te has sentido agradecido de haber escuchado. Lo más probable es, todas las veces. Mejor aún, piensa si las sugerencias que recibes han ido en tu contra y verás que la evidencia de tu propia vida te mostrará que la guía interior que recibes siempre trabaja para tu beneficio –incluso si no entiendes la lógica detrás de la indicación recibida. Si tu guía interior te ofrece opciones que te benefician todas las veces, por qué no dar a estas sugerencias la oportunidad de ayudarte la próxima vez? Lo más probable es que no te arrepentirás.

Intenta este método

Pausa
La próxima vez que necesites tomar una decisión, (tal vez comienza con algo sencillo), puedes estar dispuesto a hacer una pausa y escuchar? Incluso puedes preguntar, cuál es la mejor opción?
Presta atención
Escucha con curiosidad. La respuesta puede no llegar inmediatamente. Puede venir en unas palabras en un libro que estás leyendo, o en la letra de una canción que estás escuchando, o como parte de una conversación en la que estás participando o en una valla al lado de la carretera. Al notar que algo resuena contigo, mira si te ofrece una alternativa relacionada ccon la pregunta, situación o dilema que tienes. Aprende a notar la diferencia entre la sutil sugerencia de tu sabiduría interior y la sensación cuando estás tratando de convencerte a tí mismo.
Actuar
Sigue la guía sin forcejear.
Observa el resultado.
Si funciona y terminas en un lugar con un poco más de claridad y bienestar, considera repetir este procedimiento durante el próximo par de semanas dándote cuenta si esto te ayuda a sentirte más a gusto con frecuencia.

Debo añadir, que combinar el enfoque propuesto en el artículo anterior acerca de no tratar de predecir el futuro funciona muy bien en combinación con este método.

Como siempre, espero que estas ideas te sean de utilidad.

Namaste

rubén

 

 

2 Replies to “Aprendiendo a Confiar (o Como encontrar tu maestro interior)”

  1. Great article! This is very helpful information for me as this is an area where I am most vulnerable to distractions etc. which in no way are beneficial to me. Thank You. Your article on prediction was very good as well but this is not an area that I struggle with. When I do try to predict, I am usually more right than wrong .
    Best!!

  2. Namaste Evelyn,
    Thank you for taking the time to write. It makes my day to know that you found the article helpful.
    Joy along the path,
    rubén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *