Yoga Workshop: Discover your Home Practice

I am pleased to announce that I will offer a workshop on home practice this Sunday, August 29 from 2:00 – 5:00pm at St Pete Yoga.

I love helping others discover how to create the habit of practicing at home.

In this fun session you can learn how to :

  • Start practicing at home.
  • Energize your practice.
  • Create appropriate sequences for you.
  • Attune to inner guidance & much more!

This workshop will conclude with a short free-form practice. All levels of students are welcome.

You can sign up on the: St Pete Yoga website

Yoga: Esfuerzo Sincero hacia la Claridad

Path to greater heights/Sendero hacia mayores alturas

Cuando salimos de viaje es necesario saber, tan claramente como podamos, cuál es nuestro destino. Saber nuestro destino hace que sea más fácil para nosotros mantener nuestro rumbo cuando aparece alguna distracción. Nuestra práctica de Yoga, esta búsqueda de toda la vide para conocer mejor nuestro verdadera esencia, es el viaje humano por excelencia.

Confundiendo el vehículo con el destino

Como suele suceder, a veces estamos tan absortos en los detalles de nuestras acciones, sentimientos y pensamientos cotidianos que podemos llegar a confundir el camino y el vehículo con el destino final. Por ejemplo, al enterarnos de que la práctica de algunas posturas de yoga (asanas) puede ayudarnos a encontrar alivio del dolor y el estrés que resultan de nuestros patrones habituales de postura, movimiento y pensamiento, podemos decidir empezar a practicar asanas para crear una mayor sensación de comodidad en el cuerpo y la mente. Con el tiempo, la regularidad de nuestra práctica muy probablemente resultará en un mejor equilibrio entre fortaleza y flexibilidad. Es probable que nuestra práctica también nos ayude a desarrollar una mayor sensibilidad. Sin embargo, cuando sentimos las mejoras derivadas de nuestra práctica, podemos empezar a pensar que el objetivo de la práctica es lograr posturas más complejas o elaboradas. Es decir, nuestra exploración de asanas puede llegar a ser un vehículo para aplacar el apetito insaciable de nuestro ego por los logros (por lo general relacionados con el reconocimiento externo) a expensas de una mayor sensación de bienestar en todo nuestro ser – nuestro destino previsto. Sea cual sea la postura, independientemente de cómo se ve desde el exterior, sólo nos servirá si facilita un mayor sentido de claridad, equilibrio y consciencia de la interrelación entre todos los aspectos de nuestro ser. En otras palabras, la técnica, ya sea la postura, la respiración, cantos, meditación, etc es útil si contribuye a crear un mayor sentido de balance y la claridad. De lo contrario, nos embarcamos en una búsqueda sin fin para dominar una técnica cada vez más elaborada o compleja. Teniendo en cuenta nuestra orientación a la meta y la inclinación de lograr, ¿cómo podemos mantener nuestro rumbo?

Mantener el rumbo

Incluso cuando creemos que estamos muy apasionados por una idea, práctica o proceso, sucede, al menos en mi experiencia, que tendemos a distraernos, impacientarnos o frustrarnos en el camino. Por ejemplo, dado el flujo continuo de estímulos externos que tenemos en nuestra vida día a día, es un reto para nuestra mente mantenerse enfocada en la misma meta por un buen tiempo. Además, dado que muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a la idea de la gratificación instantánea, los resultados lentos y progresivos del yoga parecen tomar demasiado tiempo.
Es bueno recordar que incluso cuando creemos que estamos trabajando “sólo a nivel físico”, el yoga funciona solamente en pasos graduales para ayudar a desentrañar los habitos que hemos cultivado sistemáticamente durante años o incluso décadas. Es necesario avanzar gradualmente, de modo que podamos desarrollar orgánicamente la fuerza y la flexibilidad necesarias en nuestros cuerpos, mentes y corazones para transformar nuestras vidas y dejar a un lado acciones, pensamientos y sentimientos mecánicos y sin sentido, para vivir una vida que realmente se sienta más centrada y equilibrada.

En el camino es útil encontrar maneras de mantener nuestra atención en el en nuestro destino. Por ejemplo, a menudo me pregunto ¿por qué practico yoga? o trato de recordarque el viaje de auto-descubrimiento es un proceso de toda la vida. Otra manera sencilla de mantener el rumbo en nuestra práctica es utilizar una definición sencilla de Yoga.

Una Definición Sencilla De Yoga

Me gusta encontrar formas fáciles de recordar por qué hago lo que hago. Por lo tanto, trato de crear maneras simples y fáciles de recordar y comprobar que estoy orientado hacia mi objetivo previsto. Aquí está una definición del Yoga que funciona bien para mí:


El Yoga es Esfuerzo Sincero hacia la Claridad

Lo que me gusta esta definición es que se compone de sólo 8 palabras que resumen bien tanto la práctica como el objetivo. También me gusta que la definición es lo suficientemente general como para que no se limite a sólo un aspecto del Yoga.
Veamos cada palabra de la definición,

Esfuerzo
El uso de la energía física o mental para hacer algo. Nuestras acciones son sinceras y conscientes, por lo tanto hacemos cuanto podemos, ni más ni menos. Esta es también una manera de recordar que es necesario trabajar e invertir nuestra energía y que los frutos de nuestras acciones reflejan exactamente nuestras intenciones y la calidad de nuestra participación.
Sincero
Original, abierto y honesto. Me gusta pensar que esto es un recordatorio de que la práctica se inicia en nuestros corazones.
Hacia
En la dirección de. Somos conscientes de que el Yoga es un viaje de auto-descubrimiento que toma toda una vida. La práctica es un proceso que cambia con el tiempo debido a que refleja las circunstancias específicas y que se acomoda a los cambios en nosotros mismos y en nuestro medio ambiente.
Claridad
Lucidez, resultando evidente. Nuestro objetivo es reducir los obstáculos al flujo de la vida en nuestro cuerpo, nuestra respiración, nuestras mentes y nuestros corazones, para que podamos disfrutar de una mayor conciencia.

Aplicar la definición

Por supuesto, esta definición sólo es buena si nos ayuda a mantener el rumbo. Para hacer esto, tenemos que incorporarla en nuestra práctica. Como ya he dicho, en mi opinión esta definición se puede aplicar a cualquiera de las técnicas utilizadas en el yoga como asana, pranayama, meditación, canto, prácticas de purificación como neti y ayuno, etc.

  • Cuando preparo mi práctica pienso en la definición y trato de sembrarla como una semilla en mi mente, corazón y cuerpo.
  • Durante la práctica, me pregunto y verifico si la técnica resulta en una mayor claridad.
  • Al terminanr la práctica observo los efectos en el cuerpo, la respiración, la mente y el corazón.

También me gusta tratar de aplicar esta definición al participar en mis actividades diarias a fin de traer el yoga a mi vida. Muy a menudo me parece que en poco tiempo olvido mi objetivo. Sin embargo, al tratar de aplicar la definición en mi vida, el mismo acto de preguntarme se convierte en una fuente de claridad y de aliento para permanecer fiel a la práctica.

Espero que esta idea puede ayudarte a tener una práctica consciente, feliz y satisfactoria.

Namaste,
rubén

 

Video de yoga para principiantes en Español e Inglés: Yoga Aquí + Ahora

Yoga Here + Now/ + Yoga Aquí + Ahora

Buenas noticias!

Estoy feliz de poder volver a escribir en el blog. Esta vez quiero compartir una excelente noticia, mi primer video de Yoga está listo! Este video, uno de los únicos videos de Yoga para principiantes en Español e Inglés, es el resultado de la generosidad de mi familia, el apoyo continuo y la colaboración infatigable de muchos amigos, profesores y estudiantes. Muchas gracias a todos por su ayuda y apoyo, especialmente merecidas gracias a Camilla, Luz Vi & Adolf, Adri & Carlos, a Daniel Medina, a Nicolás Ospina y a toda la gente que hizo posible este sueño. Espero que este video sea útil a quienes quieren empezar a practicar Yoga en casa.

Este video ofrece una práctica completa diseñada especialmente para principiantes. El video incluye:

  • 7 sesiones diferentes que van desde 30 minutos a 1 hora.
  • 1 sesión especial enfocada al relajamiento, la respiración y meditación, especialmente recomendada para reducir tensión y estrés.
  • Principios básicos concisos y claros y fáciles de entender.
  • Edición bilingüe, en Español e Inglés.
  • Cada sesión incluye pranayama (respiración) y meditación.

Muestras del Video

Pranayama

Get the Flash Player to see this content.

Ujjayi Breath

Get the Flash Player to see this content.

Asana Practice I

Get the Flash Player to see this content.

Asana Practice II

Get the Flash Player to see this content.

Asana Practice III

Get the Flash Player to see this content.

More information

Para más información y para comprar el DVD visita: www.yoga-aqui-ahora.com

Namaste.

 

 

Ir más despacio para tener más conciencia

Fountain Statue/Estatua en la fuente

Según los Yoga Sutras (II.28), el texto clásico del Yoga, las diversas prácticas enumeradas por Patanjali gradualmente resultan en la disminución de impurezas, bloqueos y obstáculos mientras que al mismo tiempo ayudan a desarrollar mayor conocimiento, claridad y conciencia. Por lo tanto, la integración de estas prácticas en nuestras vidas nos ayuda a obtener una mejor comprensión de nosotros mismos para que podamos discernir entre lo que es esencial y lo que no lo es. Podemos aplicar esta claridad para afirmar nuestras conexiones con la vida en sus múltiples, complejos y siempre dinámicos aspectos. Este artículo ofrece una sugerencia sencilla para ser más conscientes.

Fórmulas

En nuestra vida cotidiana a menudo reconocemos patrones en nuestras circunstancias, acciones y sus consecuencias. Cuando estamos satisfechos con el resultado de un conjunto de acciones en determinadas circunstancias, la proxima vez que estamos en una situación similar nos sentimos inclinados a repetir las acciones anteriores con el fin de replicar los resultados obtenidos con antelación. Esta es una manera racional y eficaz de aprender. Por tanto, con el paso del tiempo, por medio de ensayo y error, creamos fórmulas o secuencias de pasos útiles para orientar nuestras acciones hacia los resultados que esperamos. En el camino, siempre que es posible, generalizamos nuestras observaciones para que nuestra fórmula o secuencia de pasos se pueda aplicar a un mayor número de situaciones y contextos. Poco a poco estas fórmulas nos ayudan a navegar por muchas situaciones y vivir nuestras vidas con más facilidad.

Actuando mecánicamente

Muchas veces usamos estas fórmulas para ahorrar tiempo, pues al usarlas sentimos que no tenemos que analizar, como lo hacemos regularmente, nuestra situación, condiciones e intenciones, antes de actuar. Cuanto más tiempo hayamos utilizado una fórmula más probable es que ignoremos los detalles específicos de una situación determinada, asumiendo que fórmula dará el resultado esperado. Sin embargo, cuando la fórmula que hemos desarrollado, aprendido o heredado se aplica mecánicamente, es decir, sin ser consciente de nuestras circunstancias, necesidades y opciones, es posible que nos sorprendamos cuando nuestra, previamente eficaz fórmula, no produzca resultados esperados.

Generalmente, la transición de la aplicación consciente de nuestra fórmula a su uso mecánico sucede poco a poco, casi imperceptiblemente. Un ejemplo sencillo puede ayudarnos a ver esto con más claridad. Por ejemplo, en la práctica de asanas, nuestro útil laboratorio para la experimentación con nuestro nivel de conciencia, es posible que la misma secuencia de posturas siempre sea benéfica para nuestro cuerpo, respiración, mente o espíritu. Por lo tanto, elegimos practicar dicha secuencia con un esfuerzo honesto y con diligencia durante un tiempo. Sin embargo, con el paso del tiempo, ya que nuestra experiencia indica que la secuencia es eficaz, o por que suponemos que ya sabemos el resultado de nuestras acciones; concentramos nuestra atención en lso resultados en lugar de prestar atención a como sucede la experiencia momento a momento. Por consiguiente, podemos pasar por alto la información que recibimos constantemente de la respiración, el cuerpo, la mente y el corazón durante nuestra práctica. Así que, elegimos, consciente o inconscientemente, renunciar a nuestra capacidad para responder a los aspectos particulares de nuestra práctica en este momento específico; tal vez con resultados inesperados que pueden no ser necesariamente beneficiosos. En algunos casos, obtener resultados no deseados o que producen dolor puede motivarnos a practicar con mayor conciencia.

Cultivando el desequilibrio gradualmente

Muchos de nosotros sentimos con frecuencia que el ritmo de nuestras vidas se acelera cada vez más, o que estamos cada día más ocupados. No es curioso entonces que muchos de nosotros queramos encontrar atajos y fórmulas que nos ayuden a ahorrar tiempo. En muchos casos, elegimos estas acciones mecánicas para ahorrar tiempo pues no tenemos que prestar atención a cada momento puntual. Por ejemplo, cuando tenemos que caminar de un punto A a un punto B, caminamos sin prestar demasiada atención a los detalles de lo que estamos haciendo, porque necesitamos llegar a nuestro destino. En consecuencia, es posible que no podamos advertir que ponemos más peso en un pie o pierna que en la otra, o que torcemos levemente nuestra pelvis hacia un lado con cada paso. A medida que repetimos esta acción una y otra vez, poco a poco, e inconscientemente, vamos cultivando un desequilibrio físico. Por otra parte, nuestro énfasis en los resultados por lo general requiere que ignoremos las señales que recibimos constantemente a todo nivel, en nuestra respiración, nuestros cuerpos, corazones y mentes. Así que no sorprente que, para captar nuestra atención, estas señales tiendan a hacerse cada vez más fuertes, pasando gradualmente de leve malestar hacia el dolor.

Ir más despacio

Como mencionamos al principio, el Yoga, a través de una amplia gama de técnicas, nos ayuda a avanzar hacia una mayor claridad y conciencia. Una manera sencilla de aumentar nuestra claridad es cultivar nuestra capacidad de observar. Cuando algo se mueve con rapidez, es difícil para nosotros a percibir con claridad lo que sucede y sus características. Ir más despacio nos da tiempo suficiente para notar lo que está ocurriendo porque nos obliga a prestar atención a lo que estamos haciendo. Como mencionamos antes, podemos empezar por centrar nuestra atención en nuestra respiración como una forma de sumergirnos en el momento presente. Como resultado podemos observar la increíble complejidad de las acciones más simples. Por ejemplo, disminuyendo considerablemente nuestra velocidad al caminar nos ayuda a notar con mayor claridad la forma en que levantamos cada pie del suelo, como movemos la pierna y pie hacia adelante y como posamos el pie de nuevo en la tierra. A medida que continuamos este proceso, podemos comparar los dos pies y piernas. También podemos observar como la pelvis, los hombros, los brazos y la cabeza se mueven con cada paso. Así comenzamos a reconocer los patrones que afectan nuestra forma de caminar haciendola más fácil o más difícil. Esto hace posible que elijamos conscientemente si hay algo que necesitamos cambiar para caminar con mayor facilidad. Anteriormente sugerimos comer más lentamente, lo que concuerda con algunas de las ideas del movimiento Slow Food.

Bajando de velocidad en sitios específicos

Parece que nos encontramos en una encrucijada. Por un lado, crecen las demandas sobre nuestro tiempo, nuestra energía y nuestro nivel de atención, exigiéndonos concentrarnos en los resultados y por tanto ignorando los detalles de la vida que nos rodea. Por otro lado, desacelerar parece ser una buena manera de entender mejor nuestras circunstancias y nuestras acciones, lo que a su vez facilita el cambio hacia una participación más consciente en nuestras vidas.

Es evidente que la desaceleración de todas nuestras acciones no es práctico para la mayoría de nosotros. Sin embargo, bajar el ritmo de algunas de nuestras acciones puede ser una excelente manera de enfocar nuestra atención en lo que es verdaderamente importante. Mi sugerencia es seguir utilizando nuestra práctica de Yoga como laboratorio como para la exploración. Haciendo nuestra práctica de asanas más lenta es un cambio simple que funciona a varios niveles. Por ejemplo, nos puede ayudar a notar cuando tendemos a ser menos conscientes. También nos obliga a respirar con mayor atención, por lo tanto, nos ayuda a mejorar nuestra conexión con la respiración y quizás incluso nos ayude a mejorar nuestra capadicad respiratoria. Además, nos puede ayudar a darnos cuenta que aspectos de nuestra práctica necesitan más integridad. Aún más, cuando bajamos la velocidad, fortalecemos activamente nuestra mente pues tiene que poner atención a los múltiples aspectos de cada postura. Además, la práctica a un ritmo más lento ayuda a mejorar nuestra paciencia y hace nuestra práctica más segura pues estamos más a tono con la retroalimentación que recibimos de la respiración, el cuerpo y la mente. Finalmente, todos estos beneficios
empezarán a aparecer eventualmente más allá de nuestras estera de yoga.

Espero que estas ideas te sean útiles en tu trayecto hacia una mayor claridad.
Namaste

 

Sesión de Yoga de 5 minutos para facilitar el sueño

bedroom / habitacion

El objetivo principal del yoga consiste en integrar todos los aspectos de nuestro ser en el momento presente. A menudo nos damos cuenta que, a pesar de, y quizás debido a, nuestros esfuerzos para lograr esta integración, al final del día estamos tensos y se nos dificulta dormir.
Una recomendación común para que dormir mejor es establecer una rutina relajante antes de acostarse.

Aquí esta una práctica de yoga simple de 5 minutos para ayudar a relajarnos y facilitar una noche de descanso profundo. (Si no has leído la limitación de responsabilidad todavía, te pido que la leas.)
Una vez que estés listo para ir a dormir, vestido en ropa cómoda, baja la intensidad de la luz en tu habitación y sigue estos pasos:

Montaña Relajada

Suavemente con la espalda apoyada contra la pared, párate en la posición de la montaña, con los pies paralelos y separados confortablemente. Cambia tu peso corporal gradualmente de un pie al otro un par de veces. Encuentra tu punto de equilibrio, donde tu peso corporal está igualmente distribuido en ambos pies y las piernas. Cierra los ojos y observar la respiración moviéndose a su propio ritmo durante 5 rondas de la respiración espontánea.

Inclinación al Frente

Dá un paso al frente, alejándote de la pared. Al inhalar mueve el esternón hacia arriba sin ninguna tensión. Al exhalar, inclina el torso hacia delante doblando las rodillas tanto como que necesites. Apunta la corona de tu cabeza hacia el piso y toma el brazo o antebrazo opuesto con cada mano. Cierra los ojos suavemente y deja que tu espalda y zona lumbar se relajen sin esfuerzo. Deja de lado las experiencias del día a medida que respiras cómodamente.

Torsión suave

Recuéstate sobre una manta en el suelo con tu espalda y parte posterior de la pelvis descansando fácilmente en el suelo. Dobla las rodillas y separa los pies un poco más que la distancia entre tus hombros. Deja que tus brazos descansen en el suelo a una distancia confortable de tu tronco. Al inhalar siente tu pecho expandiéndose, y al exhalar baja las rodillas gradualmente hacia la derecha sin ningún tipo de tensión o esfuerzo. La próxima vez que inhales regresa al centro y en la siguiente exhalación baja las rodillas hacia el lado opuesto. Repite un par de veces. La última vez, deja las rodillas a cada lado por 3 o 4 rondas de exhalación e inhalación, centrándo tu atención en la respiración. Al terminar, regresa las piernas al centro

Completa las dos últimas partes en tu cama.

Conéctate a tu respiración

Acuéstate sobre tu espalda con las rodillas ligeramente flexionadas. Cierra los ojos. Observa tu respiración y poco a poco empieza a suavizar y alargar cada exhalación. Completa de 5 a 10 rondas de respiración de esta forma y, a continuación, deja que la respiración se mueva a su propio ritmo.

Gratitud

Recostado sobre tu espalda, estira las piernas y ponte tan cómodo como sea posible.
Cierra tus ojos. Desde tu corazón aprecia y agradece todo el amor, la bondad y la abundancia en tu vida. Relaja tu cara y deja que una sonrisa leve refleje en tu cara el agradecimiento en tu corazón. Sumérgete en esta sensación y relajarte completamente.

Diagrama de la práctica de Yoga de 5 minutos para dormir

5 min yoga for sleeping

Espero que esta práctica te ayude a dormir mejor y más fácilmente.

Namaste.

 

 

Aceptación: Un paso hacia el estar presentes

Limonada fresca

Observando nuestra mente

Centrar nuestra atención en el momento presente es importante para fluir en armonía con la vida. Sin embargo, nuestras mentes muy rápidamente tienden a distraerse. Pruebe esto: Durante un minuto completo siéntese cómodamente y observe el segundero de un reloj, moviéndose segundo a segundo hasta el minuto siguiente. Mantenga su atención en cada segundo. Observe su mente. La mayoría de nosotros notaremos que nuestras mentes abandonan rápidamente esta sencilla tarea. Por ejemplo, algunos de nosotros notaremos que empezamos a recordar algo que pasó el día de hoy o hace unos días, o que algo que nos rodea inicia una serie de pensamientos sin relación con este momento. Posiblemente notaremos también nuestra tendencia a planificar actividades para los próximos minutos, el resto del día o de la semana. Nuestra mente, está haciendo su trabajo, es decir, la mente está procesando la información que recibe de los sentidos.

Procesando información

Procesamos información estableciendo conexiones entre lo que percibimos y algo que ya sabemos. En otras palabras, nuestra mente utiliza las ideas, sensaciones, emociones y sentimientos almacenados en nuestra memoria como un marco de referencia que nos ayuda a entender, navegar y almacenar la experiencia en la que estamos participando. Usar la información previamente almacenada es una tarea importante. Sin embargo, a veces tendemos a cambiar nuestra memoria (enlace en inglés ), o crear recuerdos por varias razones, como hacer que nuestras decisiones parezcan mejores (enlace en inglés ) o para cubrir trauma o para evitar enfrentar recuerdos incómodas (enlace en inglés ). En otras palabras, nuestros recuerdos tal vez no reflejan fielmente nuestros actos, pero esto no nos impide darle un valor específico a estos recuerdos como una medida para determinar cuando algo es bueno, malo, excelente o terrible. Aquí surge un reto.

El reto

Marshall McLuhan dijo, “Cuando nos enfrentamos a una situación totalmente nueva, tendemos a aferrarnos a los objetos, al sabor del pasado más reciente. Miramos el presente a través de un espejo retrovisor. Marchamos de espaldas al futuro.” Una manera de interpretar esta idea es que nosotros usamos nuestra memoria para descifrar y comprender nuevas experiencias. Por consiguiente, nuestros recuerdos influyen en nuestra manera de participar en situaciones nuevas. Por ejemplo, al entrar en un nuevo momento, buscamos similitudes entre este momento y nuestra experiencia pasadas. Al comparar este momento con nuestros recuerdos, independiente de la fidelidad de nuestros recuerdos, atribuimos un valor a cada experiencia y decidimos cual es la experiencia más positiva o valiosa. Este proceso se ciertamente importante, ya que nos puede ayudar a aprender de nuestras acciones anteriores. Sin embargo, como vimos anteriormente, nuestras mentes tienden a moldear y cambiar los recuerdos por varias razones. Por lo tanto, nuestra memoria puede no ser muy precisa.

El reto surge cuando permitimos que nuestra memoria se convierta en un modelo de “la manera en que las cosas deben ser”. Una vez pensamos que sabemos como deben ser las cosas es más difícil mantener nuestra atención en el momento presente pues continuamente estamos comparando la experiencia actual con otro tiempo y lugar, reales o imaginados. Cada vez que comparamos nuestra experiencia nos movemos fuera de lo que es y hacia lo que creemos que debería ser o que pudo haber sido. A menudo, el resultado es que entramos en conflicto con el momento presente. No es raro que rechacemos este momento porque la experiencia no es exactamente lo que recordamos, lo que esperábamos o lo que imaginábamos.

Cuando observamos nuestros pensamientos, acciones y reacciones, podemos darnos cuenta de la reacción de nuestra mente y así vemos si nuestra mente este juzgando, rechazando o aceptando esta experiencia. Por ejemplo, a menudo cuando practicamos asanas, algún tipo especial de respiración, o una meditación, empezamos la práctica con una idea preconcebida sobre las sensaciones y resultados que resultarán, incluso cuando la técnica que estamos explorando es totalmente nueva para nosotros. Con frecuencia, si el resultado no responde a nuestras expectativas, nos criticamos a nosotros mismos o inmediatamente denigramos la técnica o nuestra experiencia. Cuando empezamos a notar este patrón de pensamiento estamos tomando los primeros pasos para sobreponernos a este desafío.

Observación

Nuestra práctica de Yoga nos proporciona numerosas técnicas para fortalecer la mente de modo que podamos observar lo que estamos haciendo. Sin embargo, con frecuencia pasamos por alto el papel de la mente en la práctica de yoga. En nuestra práctica de Yoga necesitamos mantener nuestra mente activa y enfocada en el presente, observando de nuestras circunstancias, observando también nuestras acciones y nuestros pensamientos. En nuestra práctica de yoga, ya sea en movimientos (asana), al hacer ejercicios de respiración (pranayama), al practicar técnicas de concentración (dharana), en los cantos (japa) y durante nuestra meditación (dhyana), observamos y permanecemos conscientemente presentes, haciendo lo que estamos haciendo. Centrando nuestra atención en nuestra respiración es una sencilla y muy eficaz manera de estar presentes. Como resultado, podemos observar cómo es el momento, y en lugar de reaccionar juzgando y criticando, podemos optar por aceptar la experiencia como lo es. Es útil reconocer que nuestras circunstancias actuales son el resultado de innumerables factores, la mayoría de ellos fuera de nuestro control. Cuando rehusamos aceptar este momento es difícil que podamos entender con mente clara lo que está sucediendo y lo que podemos aprender de esta experiencia. Una vez que aceptamos y entendemos que este momento es precisamente como debe ser podemos sumergirnos en la experiencia, guiados por nuestra respiración. Esto es vital a fin de tomar las acciones apropiadas, aquí y ahora, que nos permitan honrar a nuestra esencia plenamente para poder allí avanzar hacia una expresión más clara y veraz de nosotros mismos.

La aceptación del momento presente nos ayuda a permanecer abiertos y a aprender a través del reconocimiento de que cada momento es único, aun cuando la actividad parezca familiar o muy similar a algo que está almacenado en nuestra memoria. Como resultado, podemos fluir en armonía con la vida, haciendo lo mejor que podemos, ni más ni menos.

¡Namaste!

 

Yoga and Relationships

Discover how to move towards balanced and fulfilling relationships

Using the transformational power of Yoga to remove habitual patterns of thought and action, in this workshop we will combine a variety of yogic techniques on our journey toward balanced, joyful and loving relationships.

In this workshop we will learn how to:

  • Explore asana as a tool for reflection on our actions & thoughts
  • Move toward personal balance & integration
  • Apply mindfulness, breath, edge work and meditation to enhance the quality of our interactions with others
  • Move from mechanic action to love inspired action to enter balanced, fulfilling & life affirming relationships

Date: Saturday, February 14/2009
Time: 2:00pm a 5:00pm
Length: 3.0 hours
Cost: $35 Advanced registration/ $40 at the door
Instructor: Rubén Vásquez, registered with Yoga Alliance.
Studio: St. Petersburg Yoga – www.stpetersburgyoga.com

Address: 275 16th St. N. 33705, St. Petersburg, FL – map
Phone: (727)-894-YOGA

 

This workshop is geared to creating personal clarity and balance and to prepare ourselves for meaningful participation in relationships. It is not required to attend as a couple. However, if both persons in a relationship are interested in attending together, their experience can be quite beneficial!

 

Crear una intención de Año Nuevo

Golden columns/Columnas doradas

Retroalimentación

Tradicionalmente las técnicas tradicionales y las prácticas del Yoga están orientadas a un viaje interno de auto-descubrimiento. A medida que viajamos por este camino de aprendizaje continuo, desarrollamos nuestra capacidad para notar y observar la retroalimentación que surge como una respuesta a todas nuestras acciones. Al desarrollar nuestra sensibilidad a la retroalimentación, podemos afinar la calidad de nuestra conexión con el mundo que nos rodea para poder notar como cada acción genera una reacción. Sin embargo, muchas veces nuestras acciones son habituales o automáticas, y, por tanto, inconscientes. En estos casos, muchas veces dejamos de reconocer que la retroalimentación que recibimos es una respuesta directa a nuestras acciones. Por ejemplo, digamos que tenemos que conducir en algún lugar cuando no nos sentimos muy descansados. Elegimos conducir a pesar de los sutiles mensajes de retroalimentación que nos indican que debemos descansar. Cuando vamos en camino notamos que nuestros ojos se sienten un poco cansados pero decidimos ignorar esta información y seguimos conduciendo. Como resultado, el mecanismo de retroalimentación se auto-ajusta automáticamente, creando un mensaje más enérgico para llamar nuestra atención a lo que estamos haciendo. Si seguimos conduciendo, probablemente sentiremos que nuestros ojos no pueden enfocar claramente. Hacer caso omiso de esta información no hace que desaparezca, sino que aumenta la fuerza del mensaje. Así que, mientras seguimos conduciendo tal vez cerramos los ojos brevemente sin darnos cuenta. Es posible que si seguimos conduciendo nos durmamos y despertemos al sentir que nuestro auto se desvía un poco o bruscamente. Ignorar la retroalimentación que recibimos a menudo nos obliga a hacer una pausa para que consideremos los efectos de nuestros actos.

La retroalimentación en sí misma no es necesariamente buena o mala, es sólo el efecto de nuestras acciones previas. Es decir, la retroalimentación que recibimos no juzga nuestros actos, simplemente nos comunica los efectos de nuestros actos. El objetivo de la retroalimentación es llamar nuestra atención a nuestras acciones a fin de que podamos elegir inteligentemente como actuamos.En nuestra práctica de Yoga, asanas, pranayama, la concentración y la meditación, aprendemos a escuchar con atención clara a la retroalimentación física, mental, psicológica y emocional, ya que esta retroalimentación nos ofrece una guía importante en nuestro viaje personal, así también como en nuestras interacciones con los demás y con el mundo que nos rodea.

Pausa obligada

El proceso de retroalimentación opera en el ámbito personal, interpersonal, social y mundial.
En este momento, en mi opinión, estamos presenciando retroalimentación en forma de turbulencia y confusión en muchos niveles en todo el mundo. Es importante destacar que esta retroalimentación es neutral, no es buena o mala en sí misma. Lo que es importante es entender que la información nos está dando la oportunidad de observar claramente nuestras acciones y observar sus efectos a fin de que podamos actuar con inteligencia y conciencia. Aprovechando el principio de año, mi sugerencia es tomar ventaja de esta transición, en primer lugar para aceptar positivamente esta oportunidad para hacer una pausa, y segundo, aprovechar esta oportunidad para obtener claridad acerca de nuestras circunstancias y nuestras opciones.

La práctica del Yoga está orientada a ayudarnos a recibir claridad al sumergirnos en el momento presente y conectar con nuestra esencia. Nuestra esencia es lo que nos constituye realmente. Todo lo que no es nuestra esencia es temporal, accidental, impermanente, no es necesario. De acuerdo a los Yoga Sutras, tendemos a confundir lo que es esencial y lo que no lo es. La sabiduría es aprender a distinguir entre los dos. En mi opinión, cuando tomamos acciones que honran nuesta esencia, la retroalimentación que recibimos aumenta nuestra claridad, bienestar, paz y felicidad. Pienso también que nuestros actos que afirman la vida benefician a todos los implicados.

Establecer nuestra intención

El Yoga es una camino empirico. Así que aquí está una práctica que puede ser útil para ganar claridad que nos ayude a dirigir nuestra atención y energía hacia acciones que afirman la vida a todo nivel.
La idea de la simplicidad, elocuente y hermosamente descrita por Paramahansa Yogananda nos puede servir como inspiración y orientaciónen en esta práctica:

“Simplicidad significa ser libre de los deseos y atavismos, y ser extremadamente feliz con nosotros mismos…esto no implica dificultades ni privaciones, sino la sabiduría para buscar y estar satisfechos con lo que realmente necesitamos”

Con simplicidad en mente y en el corazón:

  • Siéntate cómodamente con tu columna vertebral erguida y la barbilla a nivel
  • Cierra tus ojos
  • Reflexiona sobre tus acciones en el pasado
    • Honestamente mira sus acciones durante el año pasado y pregúntate:
    • ¿Qué acciones me desequilibraron?
    • ¿Qué acciones me hicieron sentir confundido, enojado, disgustado?
    • ¿Qué acciones me trajeron paz, felicidad, equilibrio y significado?
  • Liberar
    • Respira con calma con exhalaciones suaves y largas
    • Cada vez que exhales deja ir las acciones que te desequilibraron o te hicieron sentir confundido, enojado o molesto
  • Agradecer
    • Continua respirando suavemente con inhalaciones y exhalaciones largas
    • Cada vez que inhalas pregúntate ¿Qué razones tengo para estar agradecido?
    • Cada vez que exhalas, dá gracias desde tu corazón
  • Creando tu intención
    • Continua con la respiración suave y con inhalaciones y exhalaciones largas
    • Cada vez que inhalas crea tu intención de honrar tu su esencia mediante acciones que te brindan paz, felicidad, equilibrio y sentido a tu vida
  • Mantén los ojos cerrados, y observa cómo te sientes de modo que puedas recordar mantener tu conexión con tu esencia viva y fuerte a lo largo del nuevo año

Espero que el Año Nuevo esté lleno de alegría, amor, felicidad, sentido y excelente salud para tí.

Namaste

 

¿Por qué practico Yoga?

Temple reliefs/Relieve en Templo

¿Por qué practico Yoga?

Yoga es una ciencia empírica en el sentido que requiere que apliquemos lo que vamos aprendiendo con el fin de observar nosotros mismos los resultados. En otras palabras, el Yoga no es un ejercicio abstracto, sino una exploración viva que nos corresponde llevar a la práctica en nuestras vidas.

Desde este punto de vista, parece importante, quizá esencial, examinar a menudo la base de nuestra práctica. La pregunta “¿Por qué practico Yoga?” es una de las piedras angulares de nuestra práctica. Hacernos esta pregunta nos ayuda a examinar y reflexionar sobre nuestra práctica, mientras que, al mismo tiempo, asegura que evitemos que nuestra práctica se convierta en una repetición mecánica de poses y acciones.

Cuando nos preguntamos “¿Por qué practico Yoga?” estamos interesados en responder esta pregunta a todo nivel, con sinceridad y con todo el corazón, especialmente a través de nuestros actos. En otras palabras, incorporamos esta pregunta en nuestra práctica y observamos si estamos respondiéndola con nuestras intenciones y nuestras acciones.

La respuesta a esta pregunta, muy probablemente, cambiará con el tiempo, reflejando nuestros intereses, circunstancias y la etapa de la vida en la que estamos. Sin embargo, nuestro interés sincero en vivir la respuesta se mantendrá por el resto de nuestras vidas.

Y tú, ¿por qué practicas Yoga?

Namaste

 

Yoga: Perspectiva Profunda

Ancient spire in Ayutthata/Antigua Aguja en Ayutthaya

Atención Breve

Parece innegable que vivimos en tiempos en los que la rapidez suele considerarse como lo que es mejor, al menos superficialmente. Muchos de nosotros sentimos que el ritmo de vida es demasiado rápido, hasta podría decirse fuera de control. Una manifestación de esta mentalidad es nuestra necesidad de ahorrar tiempo, incluso unos pocos segundos, siempre que podemos. Esta ideología dominante tiene una conexión con el concepto de gratificación instantánea, lo que podría ser un poco o bastante familiar para muchos de nosotros. Algunas personas sostienen que la civilización esta aumentando patológicamente nuestro síndrome de atención breve (en inglés) o nuestra incapacidad de concentrarnos por mas de un segundo. Como resultado, nuestras acciones y actividades apresuradas nos impiden estar presentes en lo que hacemos. Esto puede ser llamado la perspectiva de la atención breve. Esta perspectiva se caracteriza por el movimiento continuo de la mente sin mantener un enfoque claro. En contraste con la atención breve, podemos pensar en la perspectiva puntual, es decir, el enfoque claro de nuestra atención en un momento en el tiempo. En otras palabras, mientras que la atención breve nos lleva a actuar con afán sin estar presentes, la perspectiva puntual puede ser una preparación excelente para la perspectiva profunda.

Perspectiva Profunda

Obviamente, todas las cosas en la vida tienen su ritmo interno. Es decir, algunas cosas pasan a velocidad rápida, como un relámpago, otras suceden más lentamente, como la rotación de la Tierra alrededor del Sol. La perspectiva puntual, por su propia naturaleza, centra nuestra atención, aunque sea muy brevemente, en aspectos concretos y de duración corta. Al mismo tiempo, la perspectiva profunda le aporta la dimensión del tiempo a nuestra manera de ver.

Cuando aplicamos únicamente la perspectiva puntual, es difícil para nosotros tomar distancia y observar cambios, tendencias y patrones que se desarrollan, cambian y transforman con el paso del tiempo. Cuando favorecemos solamente la perspectiva profunda, puede ser más difícil conectar con las circunstancias específicas del momento presente.
Es evidente que, concentrarse en un punto es comenzar a cultivar nuestra capacidad de enfocar nuestra atención durante más tiempo. De este modo, al enfocar nuestra perspectiva puntual en el aquí y el ahora tenemos un punto de entrada a la perspectiva profunda. La interacción entre estas dos opiniones esta ejemplificada por la Fundación Long Now, una organización que trata de fomentar acciones con responsabilidad a largo plazo; y cuando ellos dicen a largo plazo no significa pensar en términos de meses o años, pero en términos de los próximos 10000 años. En síntesis, la idea es vincular nuestras acciones en el presente con el pensamiento a largo plazo.

Concentración y Meditación

Desde un punto de vista yóguico, podríamos interpretar la perspectiva puntual como la rama tradicional del Yoga que se traduce a menudo como Concentración (Dharana), centrar nuestra atención en un punto. Por otra parte, mantener nuestra atención en el mismo punto durante un período de tiempo es la rama del Yoga conocida como Meditación (Dhyana). Podemos pensar en este último como una expresión de la perspectiva profunda.

Interacción entre la Perspectiva Puntual y la Perspectiva Profunda en Yoga

El Yoga se ha practicado, según distintas fuentes, por lo menos durante varios milenios. Las enseñanzas del Yoga siguen siendo sorprendentemente pertinentes y aplicables el día de hoy. Por lo tanto, parece que, a pesar de que la tradición del Yoga se ha mantenido y transformado durante un largo período de tiempo, su aplicación, que sólo puede ocurrir un momento a la vez, se realiza a través de la perspectiva puntual. Es decir, las enseñanzas dictadas a través del tiempo se viven y ponen en práctica en el ámbito de la perspectiva puntual.

Por otra parte, para muchos de nosotros, la atención breve puede tener un dramático impacto en nuestra práctica de Yoga, en cualquiera de sus manifestaciones. Por ejemplo, especialmente con las prácticas que son un reto para nosotros, como quedarnos completamente inmóviles durante un periodo de tiempo específico, respirar con toda nuestra atención o asumir una postura especifica, tenemos la tendencia a apresurarnos a terminar la parte que se nos dificulta. Como resultado, nuestra práctica no refleja la esencia del Yoga, un viaje de auto-conocimiento. Actuar con afán imposibilita que sintamos nuestra práctica completamente y a todo nivel, en particular, el afán hace imposible que observemos como lidiamos con nuestras frustraciones, impaciencia, retos y situaciones difíciles.

Al escoger la perspectiva profunda como el telón de fondo de nuestra experiencia nos ayuda a recordar que el Yoga es un viaje personal de auto-descubrimiento, por definición un proceso de toda la vida. Al saber que tenemos el resto de nuestras vidas para practicar, podemos encontrar la paciencia para aceptar el punto en el que estamos hoy, por lo tanto, ayudándonos a sumergirnos en la práctica específica con toda nuestra atención. Hace poco tiempo leí una opinión muy sabia de un respetado maestro de Yoga, David Swenson, donde dijo que “Al hablar de la práctica y la enseñanza del Yoga tenemos que pensar en términos de décadas. Los árboles mas fuertes del bosque crecen más lentamente.”

Escoger la perspectiva profunda, puede fomentar un enfoque diferente de nuestra práctica, lo que nos ayuda a practicar con más inteligencia, o sea con toda nuestra atención y a nuestro propio nivel de manera que podamos seguir practicando con constancia a lo largo de los años. Otro maestro de Yoga muy respetado, David Williams, nos ayuda a ver esta perspectiva en su carta a los estudiantes (en inglés) diciendo que “La clave es ser capaz de seguir practicando Yoga por el resto de su vida. En más de 30 años de observación de miles de personas que practica Yoga, me he dado cuenta de que aquellos que continúan practicando son los que son capaces de encontrar la manera de hacerlo agradable. Ellos esperan con interés su práctica cotidiana y nada puede evitarles que encuentren el tiempo para practicar. Su práctica se convierte en una de las partes más agradables de su día.

Tal vez podemos meditar sobre esta pregunta: ¿Cómo cambiaria mi práctica si sé que tengo el resto de mi vida para practicar?

Namaste