Postura Relajante para Espalda, Hombros y Pecho

Al comienzo de mis clases pido a los alumnos que digan que necesitan de la práctica. Los 3 pedidos más frecuentes son rebajar estrés – relajamiento, liberar tensión de los hombros y cuello y aliviar el dolor de la parte baja de la espalda. Yo adapto cada clase para que los alumnos puedan sentir una mejoría.

Al escuchar estas solicitudes diariamente me motivó a montar videos en YouTube para ayudarle a mis estudiantes y a otras personas a sentir los beneficios del yoga para vivir con menos dolor, menos estrés y más claridad.

Me siento muy honrado de ver la recepción tan maravillosa que los videos han tenido. Me alegra el día saber que muchas personas están usando el yoga para sentirse mejor. ¡Gracias!

Esta es una técnica sencilla para relajar la espalda, los hombros y el pecho. Es una postura excelente para complementar la secuencia para aliviar dolor en la zona lumbar y también la secuencia para relajar los hombros.

Cuando necesitas relajar la espalda y descansar puedes probar esta postura sencilla y fácil que ayuda a reducir tensiones a lo largo del torso y también ayudar a descargar tensión de los hombros y el pecho. Lo que más me gusta de esta postura es que es fácil y simple y la puede hacer la mayoría de la gente.

Necesitarás una o dos toallas.

  • Enrolla la toalla(s) por su lado más largo hasta formar un rollo sin pliegues or arrugas.
  • Coloca el rollo sobre una superficie acolchada en el suelo.
  • Siéntate en el rollo alineando el centro de tu pelvis (hueso sacro) con el rollo. Comienza con las rodillas dobladas.
  • Reclina alineando tu columna vertebral a lo largo del rollo hasta que tu cabeza descanse cómodamente sobre el rollo.
  • Deja que tus brazos se deslizen suavemente hacia los lados en un ángulo cómodo con las palmas de las manos hacia arriba.
  • Puedes mantener las rodillas dobladas o puedes descansar las piernas en el suelo en un ángulo que te ayude a sentirte equilibrado. Prueba ambas opciones y elige la que se sienta mejor para ti.
  • Cierra los ojos y apunta tu barbilla hacia el pecho.
  • Enfoca tu atención en expandir tu respiración de una manera agradable.
  • Relájate.
  • Quédate en esta posición durante unos minutos y luego retira el rollo y descansa la espalda en el suelo notando los efectos en tu cuerpo y mente.

Puede ser una buena idea practicar esta postura al final del día, después de hacer ejercicio o después de hacer una de las secuencias para el alivio del dolor de espalda o para relajar los hombros y el cuello.

Como de costumbre, el yoga nunca crea dolor. La idea es hacer lo que podemos hacer en este momento. Recuerda que el yoga beneficios del yoga son el resultado de practicar con paciencia y persistencia.

Espero que disfrutes de esta postura y sus efectos.

Namaste.