¿Qué es el power yoga?

Power Yoga / Power Yoga

 

 

Como el yoga ha crecido en popularidad en la última década, hoy en día hay más oferta de clases de yoga en una gran variedad de lugares, desde los estudios de yoga, a gimnasios, parques y playas. El aumento de popularidad significa que, posiblemente, hay muchas opciones para las personas que necesitan y que se beneficiarán de la práctica de yoga.

Uno de los nombres comunes para las clases de yoga, en los EE.UU. y en otros países, es “power yoga”. En general, las clases marcadas como power yoga tienen un estilo en el que hay un movimiento dinámico de una postura a otra, estando estas posturas organizadas en una variedad de secuencias. Estas clases generalmente se mueven a un ritmo más rápido que otras clases y también son físicamente exigentes e intensas. Se puede decir que estas clases están dirigidas generalmente a personas que ya están en buen estado físico, y que disfrutan de hacer ejercicio. Debido a que estas clases ponen nuestros cuerpos bajo intenso estrés, no es raro que los estudiantes sientan la “euforia del corredor”, una liberación de endorfinas que crea una sensación de intensa alegría y bienestar.

Parece razonable pensar que seguir una rutina de entrenamiento que se siente tan bien es el objetivo de los yoguis. Sin embargo, cuando esa búsqueda no implica una práctica consciente, algunos estudiantes a menudo terminan con lesiones y también se sienten inadecuados por no poder hacer las versiones “completas” de las posturas que tienden a ser practicadas en power yoga. Desafortunadamente, a lo largo de los años he visto a estudiantes para quienes el power yoga se ha convertido en una manera de agravar un desequilibrio interno que resulta en lesiones crónicas, baja energía y vitalidad. Como el yoga es un proceso continuo de encontrarnos a nosotros mismos, estas clases pueden ofrecer beneficios para las personas que necesitan desarrollar una mayor fortaleza, resistencia, o que requieren acelerar su ritmo y su metabolismo. La clave es que cada persona crezca en su capacidad de discernir lo que es demasiado y lo que es suficiente, para que puedan elegir maneras inteligentes para crear mayor equilibrio donde sea necesario.

Me gustaría sugerir que una definición más adecuada de power yoga es: una práctica de yoga que permite a los estudiantes a desarrollar su capacidad de ser más conscientes , autosuficientes y vibrantes. En otras palabras, el power yoga consiste en prácticas que ayudan a quienes lo practican a integrar sus aspectos físicos, mentales y emocionales para participar más plenamente y con alegría en sus vidas. Este estilo de yoga incrementa la claridad, reduce el sufrimiento y genera más amor.

¿Cómo podemos practicar power yoga?

Integrando nuestros cuerpos, mentes, corazones y la respiración y así creando un equilibrio en el que cada sistema funciona a su máxima capacidad sin ir más allá de lo que podemos hacer y tampoco sin hacer menos de lo que podemos. La práctica es aún más potente cuando la contribución de cada uno de estos sistemas, físico, mental , emocional y respiratorio está integrada y equilibrada. Al practicar de esta manera creamos un reto que es adecuado y que cambia gradualmente de acuerdo con los cambios en nuestra situación y condiciones. Esta es una práctica potente que realmente incrementa nuestra capacidad de movernos conscientemente más allá de nuestras limitaciones. Tal vez una buena forma de saber si nuestra práctica es power yoga es preguntarnos: ¿Mi práctica de yoga repone o agota mi energía? ¿Como podemos darnos cuenta? Tomando unos momentos para observar los efectos de la practica, inmediatamente después de terminar y durante el resto del día. Al observar, gradualmente incrementará nuestra capacidad de notar cambios sutiles, ayudándonos también a dirigir nuestra práctica para crear mayor equilibrio y sentirnos más vivos.

Espero que estas ideas te ayuden a afinar tu práctica de yoga.

Namaste.

 

 

La forma más fácil de empezar a practicar yoga en casa.

Movement / Movimiento

Para muchos de nosotros ser consistente es un reto difícil de superar. Me gustaría sugerir una manera sencilla, muy fácil y muy agradable para empezar a practicar yoga en casa con mayor regularidad.

Desafortunadamente muchas personas piensan que el yoga es sólo una serie de posturas para poner a nuestros cuerpos en contorsiones complejas. El yoga auténtico es un sistema completo de prácticas que nos ayudan a sentirnos armoniosamente integrados y también nos ayudan a vivir una vida más consciente y deliberada guiados por nuestro corazón y alineados con el verdadero propósito de nuestras vidas.

Cada día, cuando pregunto a estudiantes en mis clases que necesitan recibir de la práctica, las respuestas más frecuentes son: relajación, calmar la mente, y serenidad. Esto no es sorprendente en absoluto. Basta con mirar a nuestro alrededor y parece que la mayoría de nosotros estamos en un constante proceso de entrenamiento de nuestros cuerpos y mentes para hacer más cosas, lograr más resultados y procesar cada vez más estímulos. Hay un montón de cosas siempre por hacer, pero no parece que estamos equilibrando todo nuestro hacer con no hacer, rendirse y relajarse. Parece bastante común que al final del día nos sintamos completamente agotados (¡a veces, nos sentimos así aún al despertarnos en la mañana!)

En el yoga queremos aceptar donde estamos. En otras palabras, elegimos la técnica o práctica que nos llevará a una sensación de plenitud y claridad. Para balancear el hacer demasiado, es bueno practicar el “no hacer”. Recuerda que una postura de yoga (asana) se define en los Yoga Sutras de Patanjali (ca. 3100 a.C.) como estabilidad (sthira = firme, estable, fuerte) y comodidad (sukha = agradable, alegría, gozo). Te invito a que pruebes esta práctica sencilla, eficaz y agradable.

Cultivar la Habilidad de Observar y Entregarse

Toma de 1 a 10 minutos para esta práctica — la cantidad de tiempo que tengas disponible.

Por la mañana, cuando todavía estas en la cama, una vez que te dás cuenta que estás despierto, pero antes de abrir los ojos y levantarte, te das permiso para no hacer y para no procesar. Permite que tu lista de tareas pendientes pase a un segundo, o tercer plano durante los próximos minutos. Enfoca tu atención por completo en darte cuenta de las sensaciones en tu cuerpo, comenzando a partir de los dedos de los pies y subiendo poco a poco por todo el cuerpo. Ayuda si estás interesada en sentir realmente lo que está sucediendo en tu cuerpo. Ni siquiera necesitas tratar de describir o explicar, sólo siente. Date tiempo para explorar todo el cuerpo y observa lo que sucede, nota cómo te sientes. Cuando terminas de recorrer todo el cuerpo piensa en algo que trae paz, inspiración, amor o compasión a tu corazón y tu mente y sumérgete completamente en esta experiencia.(Date cuenta que estamos integrando cuerpo, mente y corazón a través de la consciencia)

Eso es todo. ¡Bastante simple!

Intenta hacer este ejercicio una vez al día, si es posible, durante 1 o 2 semanas y observa el efecto que tiene en como te sientes durante el día y en tu perspectiva general.

Otra sugerencia, trata este ejercicio al final del día, una vez que estás en la cama como una transición suave del “modo de hacer” al “modo de relajación total”.

Es posible que estés preguntando: ¿Cómo me va a ayudar el no hacer nada cuando tengo tantas cosas que hacer? ¡No puedo permitirme el lujo de no hacer nada!

Al participar en esta práctica puedes recibir los siguientes beneficios:

  • Lo más probable es que esta práctica te permitirá reducir tus niveles de estrés, lo que puede ayudarle a tu sistema inmunológico. Estudios científicos han conectado al estrés como un factor que contribuye a “problemas digestivos, problemas de fertilidad, problemas urinarios, y debilidad del sistema inmunológico.” ( en inglés)
  • Estás desarrollando habilidades para mejorar tu “otro” modo de practicar yoga, ya que estás aprendiendo a discernir con mayor claridad como se siente la comodidad, lo que hace contribuye a crear más facilidad para equilibrar firmeza con comodidad la próxima vez que practiques una postura de yoga.
  • Estás cultivando las habilidades fundamentales para las prácticas más avanzadas de yoga: pranayama (expansión de la energía vital), pratyahara (mirada interior), la concentración y la meditación.
  • Estás expandiendo tus modos de funcionamiento, así que podrás decidir con facilidad y claridad cual es el modo más apropiado (activo-firme, pasivo-relajado) para cada momento.
  • Una relajación profunda ayuda a que tu cuerpo pueda dedicar recursos para recuperar, reparar y sanar.
  • Disfrutarás la práctica y sus resultados. Y por tanto, será más fácil que la incorpores en tu rutina diaria.

Espero que esta práctica contribuya a tu bienestar.
Namaste,
rubén

 

Postura

Existen muchas razones que nos llevan a pasar una buena cantidad de tiempo sentados cada día. Nuestros cuerpos son tan adaptables que si mantenemos la misma posición durante lapsos de tiempo largo, diferentes partes del cuerpo se ajustarán de diversas maneras. Por ejemplo, algunos músculos se acortarán mientras que otros se estirarán o perderán su tono muscular. Con el paso del tiempo, adoptar una postura con regularidad causará cambios consistentemente en nuestros tejidos.

Idealmente las posturas que practicamos deben ser anatómicamente apropiadas para ayudarnos a crear una mayor sensación de claridad en cuerpo, mente y respiración. Pero aun si nos sentamos en una postura adecuada y anatómicamente correcta es esencial cambiar de posición con frecuencia para estirar los músculos que están contraídos y para contraer aquellos que están estirados. SI estamos sentados, ponernos de pie aun por solo un minuto será benéfico.

No es difícil notar cómo, con el paso del tiempo, el cuerpo se adapta a estar sentados durante bastante tiempo. Algunas de las tendencias que surgen incluyen convexidad de toda la columna vertebral que tiende a eliminar la concavidad natural de la zona lumbar (parte baja de la espalda) y cervical (nuca). Esta convexidad de la espalda requiere una contracción de los músculos en la zona anterior del torso, hombros y articulaciones de las caderas disminuyendo la movilidad de los hombros y caderas. Adicionalmente, esta postura tiende a restringir la expansión de los pulmones limitando nuestra capacidad respiratoria lo que restringe la oxigenación completa así como también la liberación de toxinas de nuestro cuerpo en la exhalación.

Teniendo en cuenta que lo mejor es cambiar de posición con frecuencia, aquí están algunas sugerencias para sentarnos correctamente:

  • Presionar con los pies en el piso y alinear las rodillas sobre los tobillos
  • Presionar con las caderas hacia abajo
  • Centrar el torso sin inclinarnos hacia adelante o hacia atrás y entrarnos entre la izquierda y la derecha
  • Traer el ombligo sutilmente hacia la columna
  • Levantar el esternón y estirar la columna hacia arriba
  • Respirar con inhalaciones y exhalaciones fluidas
  • Permanecer alineados con una intención clara y luminosa en nuestra mente y corazón

Espero que disfrutes este breve video con consejos prácticos para sentarnos correctamente:

Como de costumbre por favor ten conciencia que nuestro cuerpo, respiración y mente nos ofrecen continuamente retroalimentación en todas nuestras actividades. Si la retroalimentación indica señales de agitación, esfuerzo o dolor puedes escoger usar esta información para guiarte hacia cambios conducentes a sentirte más saludable, más lúcido y más vibrante en tu vida. Por favor recuerda que hacer pausas a menudo es una manera sencilla, gratis y saludable de prevenir restricciones, limitaciones y dolor en el futuro.

Espero que estas sugerencias te sean útiles durante el día.
Namaste,
rubén

 

Saborea tu respiración: ejercicio fácil de respiración

Enamórate de la respiración o al menos hazte amigo de tu respiración. Permite que tu respiración sea tu guía al momento presente. Deja que tu respiración sea el vehículo para la conciencia; guiando tus movimientos y enfocando tu mente, mientras que al mismo tiempo te refresca y te nutre.

A menudo se traduce pranayama como control de la respiración, sin embargo, ayama en sánscrito significa estirar, extender, ampliar. Desde esa perspectiva, tiene sentido que pranayama se trata de ampliar y expandir nuestra respiración, de modo que la respiración y la energía vital que ella lleva llegue a cada parte de nuestro cuerpo. Por lo tanto, haz de tu práctica de pranayama un ejercicio de familiarizarte con tu respiración, con cómo fluye cada inhalación y cada exhalación. Permite que esta exploración sea guiada no por tu ambición sino por una curiosidad respetuosa.

Si reconocemos que cada respiración es única y que no tenemos la oportunidad de repetirla tal vez nos sea más fácil apreciar y saborear cada respiración. Incluso me atrevería a sugerir que respiremos con alegría, disfrutando todo el proceso e incorporando esta conciencia y disfrute en nuestra respiración día tantas veces como sea posible. Por supuesto, al menos tratemos de incorporar esta conciencia de la respiración durante nuestra práctica de yoga y simplemente observemos que resulta…

A continuación hay un ejercicio sencillo de respiración para aumentar nuestra conciencia de la respiración:

Saborea tu respiración.

Namaste,

rubén

 

Yoga para principiantes Estiramiento en una silla

No importa qué tan cómoda sea la posición en la que estemos, nuestro cuerpo no está hecho para permanecer en la misma posición durante muchas horas casi todos los días de la semana. Sin embargo, parece que un gran número de personas pasa la mayor parte de su tiempo sentados. Aquí está una secuencia fácil, corta, sencilla y eficaz con Missy Feathers para ayudar a aliviar la tensión en el torso. Estos ejercicios mueven la columna vertebral en seis direcciones para contrarrestar la tensión y dolor que resulta de estar sentados durante mucho tiempo. Esta es una práctica excelente para todos, incluidas las personas que trabajan en una oficina, así como también para personas que tienen movilidad reducida. Como de costumbre es importante tener en cuenta que en el yoga nuestra intención es estar presentes y encontrarnos con nosotros mismos dónde estamos así que ponemos atención a cualquier dolor, tensión, sensación de hormigueo y adormecimiento como indicios de que estamos intentando demasiado duro.

Espero que disfruten de este video y que lo usen con regularidad.

Namaste,
rubén